En los últimos cinco días, los pobladores del barrio Benedicto Valverde han mantenido una férrea lucha contra el dengue y chikungunya, pues han sido protagonistas junto a los brigadistas de la salud de intensas jornadas de fumigación.

Las familias de este barrio desde muy temprano abrieron las puertas de sus viviendas para permitir el ingreso de los fumigadores del MINSA que visitarán 817 viviendas. El Benedicto Valverde se ubica en el Distrito IV de Managua y es conocido también como El Quinta Nina.

Rolando Bárcenas, coordinador de la brigada de fumigadores del MINSA, manifestó que el interés es eliminar todos los criaderos de zancudo en el barrio, por eso se han realizado más de una fumigación en este sector que está a pocos metros de la costa del lago Xolotlán.

“Hacemos varias fumigaciones para que el mosquito adulto que se desarrolla en su etapa de madurez sea eliminado y no tenga la facultad de volar para picar a los moradores y habitantes del sector. La fumigación no se puede detener, va avanzando y es un alivio para la población que necesita que el mosquito sea repelado o eliminado”, mencionó Bárcenas.

“Es excelente esto y eso que el domingo fumigaron, ha estado seguido el trabajo y es bueno porque así se evitan a las enfermedades, las recomendaciones principales es mantener limpio y el gobierno se ha preocupado por la salud de las familias y los hechos los demuestran”, aseguró Víctor Ramírez, poblador.

En tanto, el compañero Raúl Valverde, calificó de excelente el trabajo del Gobierno Sandinista, que a través del MINSA viene realizando diversas campañas y fumigaciones para darle muerte a los virus del dengue y chikungunya.

“El gobierno está preocupado por las familias nicaragüenses, los anteriores gobierno muy poco hacían y aquí se ve la constancia de que están combatiendo la epidemia y por eso es la fumigación”