Con mucha fe y devoción, miles de capitalinos se dieron cita en las instalaciones de Radio Estrella del Mar ubicada en las Sierritas de Managua y junto a Su Eminencia, Cardenal Miguel Obando y Bravo, rezaron el último día del novenario en honor a la Santísima Virgen María, seguido del tradicional grito de: “¿Quién Causa Tanta Alegría? ¡La Concepción de María!”.

“Que Dios nuestro señor bendiga al pueblo de Nicaragua y que la Santísima Madre de Cristo y madre nuestra nos ayude en las dificultades, se lo pedimos por Cristo nuestro Señor” fueron las palabras del guía espiritual quien al sonido de los cantos interpretados por la tradicional marimba, compartió con los asistentes el popular brindis.

El altar edificado en honor a la Conchita se hacía acompañar de una leyenda que instaba a ser personas humildes, cargando en sus corazones las buenas enseñanzas de Dios y llevando consigo la humildad y espiritualidad.

“Hemos dedicado el altar a los hombres y mujeres que han dedicado su vida a la iglesia, muchos de los que se formaron en conventos y monasterios siempre tuvieron una vida de austeridad y que hoy lo profesan a través de los votos perpetuos, obediencia y castidad”, manifestó Rigoberto Rayo, Director de Radio Estrella del Mar.

Feligresía agradece a la Virgen María por abundantes bendiciones

Cada año, la Gritería se convierte en un encuentro entre los creyentes y la intercesora entre Dios y los hombres, por ello quienes asisten a la festividad religiosa más grande de nuestro país agradecen a la Madre de Dios por las infinitas bendiciones que les concede, entre las cuales se destacan sanación, vida y la bendición de vivir en un país en paz.

“Siempre vengo junto a mi familia a celebrar a la virgen, cada uno de nosotros cuenta con un fervor mariano muy grande, cada año le cantamos con devoción y mostrando nuestro amor por ella, mismo que lo vamos inculcando a los más pequeños de la casa”, dijo Jordi Membreño.

“Cantarle a la Virgen es un gesto de amor grande, porque le damos las gracias por tenernos con vida, siempre estamos acompañando al Cardenal Obando, quienes es nuestro líder espiritual y es nuestro guía, quien por años nos ha enseñado el verdadero amor y respeto para con la madre de Dios”, concluyó Katherine Ramírez.