A primeras horas de la mañana de este 7 de diciembre, las familias católicas del barrio Monseñor Lezcano fueron las primeras en celebrar a la Purísima Concepción de María con una alegre procesión y posterior Eucaristía.

La procesión es una tradición que lleva varias decenas de años y que moviliza a la comunidad durante 13 días, en los cuales la imagen de la Purísima recorre todos los sectores del populoso barrio capitalino.

Con cánticos marianos, música de chicheros y mucha pólvora, la procesión es acompañada por niños, jóvenes, adultos y personas mayores. En algunas casas, las familias preparan el brindis, ya sea dulces, comida o bebidas, que sirven a quienes pasan en romería llevando la imagen de la Inmaculada.

Mary Girón, procedente de Estelí, dijo que este es el primer año que participa en la procesión que se realiza en honor a la Purísima Concepción de María. "Esto es bellísimo porque es una devoción a nuestra madre, es una bendición para todos los nicaragüenses", comentó.

"A ella le pedimos muchísimas cosas, bendiciones, salvación, la conversión de todos los pecadores y por la paz del mundo entero", indicó Girón.

Alejandra Montenegro, vecina de Monseñor Lezcano, dijo que son 13 días que se realizan procesiones. "A la virgen le pedimos que nos dé salud para no faltar, aquí vienen de todas partes, gente de otros barrios porque Monseñor Lezcano se ha nombrado mariano y muy católico, por eso celebramos a la virgen con Amor y Fervor", destacó Montenegro.

Manuela Narváez, dijo que todos los años es una tradición participar en la procesión y luego en la misa que se celebra en honor a la Virgen.

"Le pedimos que nos dé salud, que es la gracia principal. Yo les deseo muchas felicidades y que la Virgen nos dé mucha salud", indicó.