Las 8:00 en punto de la mañana. Un fuerte silbato interrumpe el silencio dominical de la Avenida de Bolívar a Chávez, la alegre música empieza a sonar y pocos segundos después decenas de cuerpos comienzan a bailar tratando de imitar los movimientos del instructor de zumbatón.

Así inician las mañanas deportivas que todos los domingos desarrolla el Movimiento Deportivo Alexis Argüello en esta importante arteria capitalina.

El zumbatón es derroche de alegría al ritmo de la música, sin embargo, no es más que la antesala a una jornada donde quienes llegan ponen su cuerpo a varias pruebas que demandan de mucha, muchísima energía, ya que después inician las clases de yoga, el maratón y las competencias de patinaje. Por lo general, unos no pasan del zumbatón, otros del zumbatón y el yoga, otros del yoga y el maratón, y en cuanto al patinaje, los adultos y jóvenes tratan de dejárselo a los niños, quienes indudablemente tienen una destreza más que envidiable para ello.

Para los jóvenes, la mejor de todas es sin lugar a dudas el zumbatón.

“Es una experiencia muy buena, así lo jóvenes nos divertimos, bailamos, bajamos de peso, hacemos ejercicio. Esto es algo que aquí en Nicaragua no estamos acostumbrados a hacer. Para ser la primera vez que vengo, ha estado muy bonito”, asegura Haidy Ninoska Robleto.

Si bien, la gran mayoría de las que bailan son mujeres, más de un hombre se atreve a retar las habilidades femeninas en esta disciplina.

Kevin Guerrero es uno de esos hombres, y aunque sus movimientos quedan muy por debajo de los de sus compañeras, eso no lo desmotiva en absoluto.

“La iniciativa es bonita. Los compañeros están dándonos la oportunidad de recrearnos, de venir a pasar un rato ameno”, manifiesta.

Una vez concluido el baile, viene el momento de relajación. De acuerdo al profesor de yoga, Augusto Gómez, esta disciplina brinda beneficios físicos, mentales y emocionales que son fundamentales para el funcionamiento adecuado del cuerpo humano.

“El yoga generalmente se ve como algo de élite pero debería ser algo masivo, y apuntamos a eso, que todo mundo lo practique”, expresa Gómez, quien tiene 30 años de dedicarse al yoga.

“Para mí esto es relajación. Pasamos toda la semana agitados y venir aquí a tener un momento de paz, de armonía, es una gran ayuda para el lunes empezar el trabajo con toda la energía”, expresa la joven Maikelin Sánchez.

Algo que demanda menos armonía y si mucha energía, es el maratón. A este se apuntan muchos jóvenes dispuestos a poner a prueba su rapidez y resistencia a lo largo de toda la Avenida.

“Requiere mucho esfuerzo y voluntad. Uno termina muy cansado”, subraya Vanesa Useda.

La mañana deportiva culmina con la competencia de patinaje. Como ya mencioné, en esta participan exclusivamente los niños, quienes mientras se practicaban las demás disciplinas, se preparaban para poner a prueba todas sus habilidades.

“A los niños hay que darles deportes, hay que darles salud. Esto les va a generar salud y más vida”, señala Justo Gómez, padre de tres de los niños patinadores.

De acuerdo a Freddy Araica, miembro de la Federación Nicaragüense de Patinaje, el hecho de que se estén haciendo estas actividades en la Avenida es fundamental para promover este bonito deporte. Araica explica que en competencias profesionales por lo general la única protección que se usa es el casco, no obstante, asegura que en actividades abiertas como esta, es fundamental el uso de todos los equipos para de esa manera garantizar que los niños no sufran ningún accidente.

Así que ya sabe, si estos primeros días de diciembre la Avenida de Bolívar a Chávez representa un verdadero espectáculo nocturno de luces con los árboles de la vida y los altares de la Purísima, por la mañana el atractivo son cientos de jóvenes bailando, corriendo y copando toda la arteria en un verdadero derroche de energía, paz y tranquilidad.