Con hermosos cantos y oraciones, miles de católicos nicaragüenses y extranjeros han abrazado la mañana de este domingo a la Purísima Concepción de María en la tradicional Lavada de la Plata, celebrada en la Basílica Menor Nuestra Señora del Trono, en El Viejo, Chinandega.

Provenientes de todo el país, los devotos peregrinos nuevamente han llegado a este hermoso Santuario Nacional, para participar en la lavada de los objetos de plata y oro de la Santísima Inmaculada Concepción de María, como un símbolo de la limpieza de sus almas.

El párroco Rodrigo Urbina Vivas, destacó la belleza y el hermoso don de Madre de la Virgen María, protectora e intercesora de las familias nicaragüenses.

"Solo Dios la pudo ofrecer así de hermosa e Inmaculada, nosotros la contemplamos, porque nos la dio por Madre. Es reina. Pero es más Madre que reina", manifestó.

En esta ocasión, la santa eucaristía fue presidida por el Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu, quien reflexionó sobre la importancia de alabar a la Madre Santísima cuidando de las madres y mujeres nicaragüenses, evitando todo tipo de violencia que recaiga sobre estas.

Tras la homilía, el Nuncio expresó su alegría al ver el desborde popular y de fe en El Viejo, en ocasión a esta celebración en honor a María, Madre de Dios.

"Por medio del Señor Jesús es también nuestra Madre. Expresa el amor del pueblo para Jesús, pero también el amor para la figura de la Madre", expresó.

Indicó que María es el amor de la vida, simbolizado en el amor de Jesús, y el amor para la mujer; "por eso no se puede permitir la violencia contra la mujer, ni contra la vida", reiteró.

El Nuncio Fortunatus, explicó que lavar el tesoro de la Virgen nos pone en posición de miembros de su familia.

"Quieren participar en el mantenimiento de su tesoro, limpiando su tesoro como hijos, como ciervos. Nosotros, como María tenemos nuestro tesoro. El Señor pueda renovar ese tesoro que tenemos, que es su gracia en nuestros corazones" expuso.

Por su parte, la gran cantidad de peregrinos devotos que llegaron hasta este Santuario, expresaron su alegría al estar una vez más participando de esta liturgia tan importante para la renovación de sus almas.

"Venimos a orar a la Virgen, a renovar nuestros votos con Ella. Sabemos que Ella nos ilumina y nos guía, por eso he venido desde Managua, para honrar su nombre, su amor", manifestó la capitalina Roxana Castro.

"Estamos contentos con nuestra Madre Santísima porque este 2015 nos ha llenado de bendiciones. Yo vengo todos los años hasta El Viejo, para participar de esta Lavada de la Plata, la cual me parece un gesto bonito para con nuestra Reina", expresó Raúl Mendienta.

El Obispo de León, Monseñor Bosco Vivas Robelo, en ocasión a esta festividad religiosa, sostuvo que María es faro que nos orienta en tiempos de oscuridad y de tormenta.

"Este tiempo de preparación a la Navidad del Señor, nos hace entrar en esta atmósfera de plenitud de los tiempos, cuando la Palabra de Dios descendió del cielo al seno de la Virgen, que la acogió libre y maternalmente", indicó.

Destacó que estas fiestas marianas nos introducen en una atmósfera de intimidad hogareña, que hacen de la Iglesia una verdadera familia de Dios, y nos abren el corazón para entrar confiadamente en una intimidad más profunda con la Virgen.

"Vayamos pues al Corazón Purísimo de la Virgen y en su Corazón adoremos a Cristo que en él vive y una vez unidos con Jesús, amemos más a la Virgen", manifestó Vivas.

El líder religioso, indicó que Nicaragua es un pueblo bendecido por Dios, y prueba de ello es que tenemos con nosotros esta Imagen de la Purísima Madre del Señor para decirnos que quiere vivir con nosotros.