La Embajada de Nicaragua y el Consulado en Washington celebró la noche de este viernes con entusiasmo, fervor y alegría la Inmaculada Concepción de María.

Más de cuatrocientas personas entre connacionales y estadounidenses participaron de esta celebración anual de la Purísima.

Para la celebración se levantaron dos altares a la Virgen, con los cuales las familias nicaragüenses expresan su amor y devoción cristiana.