A dos días de celebrarse en Nicaragua la Gritería en honor a la Inmaculada Concepción de María, las ventas de dulces, vasos y canastas en los mercados se han incrementado.

En el mercado Roberto Huembes los comerciantes aseguran estar preparados para cubrir la demanda de los tradicionalistas que este 7 de diciembre le cantarán a María con fervor y devoción.

En todos los hogares católicos, a partir de las seis de la tarde de este 7 de diciembre, se escuchará el grito de “¿Quién causa tanta alegría?… ¡La Concepción de María!”, así manifestó la señora Aura de Regalado, quien en horas de la mañana se encontraba comprando la famosa gorra.

“Vengo a comprar mis dulces para gritar mi purísima para que sea una excelente gritería”.
Esta fiel devota a María resaltó que en su gritería promueve lo tradicional y nacional.

“Vengo a comprar gofio, cajetas, en fin todo lo nacional para así seguir la tradición en Nicaragua y vivirla con tranquilidad, seguridad, fe en Dios y la virgen Santísima”.

Eddy Regalado, otro tradicionalista, señaló que “Es una costumbre que tenemos ya por más de una década y no queremos dejar que se muere la tradición en la familia, queremos transmitir ese amor por la virgen a los niños, las nuevas generaciones”.

En relación a los precios indicó que están bastante competitivos y que los comerciantes tratan de vender lo más ajustado posible al bolsillo del comprador.

Ventas aumentan

Ahorita las ventas están mucho mejor porque ya se acerca el siete entonces están viniendo a comprar sus cajetas, gofios, huevos chimbos, caramelos rallados, crocantes, leche de burra, caramelo de coco, churros, canastitas, en fin elaboramos el paquete a como quiere el cliente”, explicó Cándida Rosa Rodríguez de Rosquillas Candy en el Mercado Huembes.

María Aguilú, propietaria de Rosquillas Cony, afirmó que “Los pedidos están muy buenos porque son clientes viejos, la gente está buscando canastitas llenas de dulces y platos”.

“La gente viene con amor a dar hacer su canastita, tal vez no tienen reales pero la dan hacer conforme lo que ellos tienen de dinero”.

“Yo le pido a la Virgen que pasemos un feliz año nuevo, mi mayor deseo para todos los empleados de Rosquillas Cony y para los nicaragüenses”.