En vísperas de la celebración de La Gritería, los artesanos de productos de palma, madera, tela y dulces, del municipio de Masaya, ya tienen a disposición todos los productos propios de esta fiesta mariana a fin de cumplir a cabalidad con la demanda y pedidos de los mismos.

Desde canastitas, sombreros, “indios” y bolsos de palma, carritos, carretas, matracas, maracas y silbatos, así como muñecas de trapo, dulces tradicionales, entre otros, son algunos de los productos que desde están elaborando los artesanos de esta ciudad que se destaca por la oferta de productos tradicionales para las celebraciones marianas.

Blanca Antonia Pavón, aseguró que la elaboración de juguetes de madera es una tradición de más de 60 años en su familia, heredada por su padre y que ahora junto a sus hermanas desempeñan con gran facilidad, elaborando carretas, caballitos, carritos y carreolas durante todo el año, aunque en la temporada de diciembre incrementa la demanda de los mismos para ser entregados en las purísimas y la Gritería.

“Es un producto muy demandado, nos vienen a buscar para diferentes eventos sociales y para estas fechas nos buscan de otros departamentos del país”, dijo Pavón.

Alejandro Antonio Ruiz, habitante de la comunidad Pacayita, afirmó que desde muy pequeño se dedica a la elaboración de productos como matracas, maromeros, taburetes, una herencia de su padre que él todavía mantiene con su familia en aras de promover las tradiciones nicaragüenses, que en cada celebración mariana se oferten a los promesantes productos elaborados en nuestro país en virtud de algunos objetos plásticos que incluso dañan nuestro ambiente.

“Con el apoyo del Gobierno, con las ferias, se ha vuelto a hacer lo que se desarrollaba antes para estas fiestas, se están rescatando nuestras tradiciones para la Purísima, nos apoyan a los artesanos dándonos a conocer en las ferias”, comentó Ruiz.

Carlos Latino, también habitante de Pacayita, se ha dedicado por 50 años a elaborar matracas de todos los tamaños, e incluso se ha destacado por producir algunas de las más grandes que adornan muchos altares a la Virgen María.

A Latino el apasiona este arte y por ello se ha preocupado por modernizar su taller, donde se hace acompañar de su esposa, hijos, nueras y nietos, equipándose con maquinaria que facilita y agiliza la elaboración de las matracas.

“A través de nuestro Gobierno hemos tenido el apoyo para participar en ferias y ser reconocidos y agradecemos a Dios y al Gobierno por ese respaldo para que presentemos los productos que elaboramos en el país y que son tradicionales para darlos como gorra en las purísimas”, añadió Latino.

Juan Pastor Moreno, tiene 35 años de trabajar el jícaro para convertirlo en productos cucharones, jícaras, mascaras y las tradicionales maracas para la celebración de la Purísima, teniendo este último una alta demanda en la temporada de diciembre.

“Aquí yo soy el único que trabaja en grandes cantidades las maracas y en diciembre elaboramos cerca de 25 mil piezas solo para la Purísima”, declaró Moreno.