Con una nueva expulsión de gases y cenizas a horas de mediodía, el volcán Momotombo mantiene su actividad eruptiva moderada este viernes, mientras las familias de las comunidades aledañas se mantienen en calma y atentas a cualquier indicación de las autoridades.

En las comunidades de Puerto Momotombo y el Papalonal, los pobladores realizan sus actividades normales, los diferentes negocios abrieron sus puertas, los camiones de empresas distribuidoras están abasteciendo las pulperías y los trabajadores están asistiendo a sus labores cotidianas.

La situación de tensión que vivieron estas familias por la actividad volcánica ha desaparecido, a pesar que la misma no ha representado un gran peligro. En Puerto Momotombo se mantiene activado el Comité Municipal de Prevención y Atención a Desastres (COMUPRED) y con las diferentes instituciones encargadas de llevar tranquilidad y seguridad a las familias.

En horas muy tempranas de este viernes, autoridades de la alcaldía de La Paz Centro, distribuyeron paquetes de alimentos a las familias de El Papalonal, ubicada al noroeste del volcán.

Eliecer Soto, poblador, aseguró haber estado a unos 50 metros de la lava que salía desde la boca del cráter y se deslizaba por las laderas, hasta caer en una especie de cavernas ubicadas en las faldas del coloso.

El señor contó que los primeros dos días de actividad, pudieron observar la majestuosidad de la erupción que gracias a Dios no ha causado mayor peligro en las comunidades.

"El primer día todo mundo alistó las maletas, esperando que dieran la orientación de la salida para evacuarnos, pero mantuvimos la calma. Yo como soy pastor evangélico anduve en las casas diciendo que estuvieran tranquilos que no iba a pasar nada y la gente entró en calma y hemos estado tranquilos", dijo

Aseguró que estos días han sido de mucho provecho, pues muchos turistas están llegando a la comunidad a observar la actividad y ellos han servido como guías turísticos.