El asesor científico de Ineter, doctor Wilfried Strauch, realizó junto a su equipo un recorrido por las cercanías del volcán Momotombo a la media noche de este jueves 3 de diciembre, para monitorear el comportamiento del coloso, que después de 110 años de relativa calma entró en fase eruptiva.

El especialista indicó que no se puede predecir si continuará la actividad eruptiva.

"Bajo la experiencia que tenemos con otros volcanes como el cerro negro podríamos esperar que continúe y que después se reduzca, nuestra tarea es monitorear el volcán y ver cuando se da un cambio para dar una alerta a las autoridades y a la población".

El asesor científico señaló que lo que se está viviendo es una erupción moderada y que no ha afectado a las persona que viven en los poblados cerca del volcán.

Desde el primero de diciembre, fecha en la que inició el proceso eruptivo del Momotombo, se han instalado siete estaciones sísmicas y GPS, que registran los movimientos y la intensidad con la que expulsa el material volcánico.

Hasta el momento el día más activo ha sido en la madrugada del 2 de diciembre, cuando hubo "un pico muy alto" y al medio día del jueves tres de diciembre, aseguró Strauch.

Un espectáculo de fuego

La erupción del volcán Momotombo es un atractivo para centenares de nicaragüenses y extranjeros que en horas de la noche, ya sea en auto, en moto o en bicicleta rodean el coloso para admirar este evento pocas veces visto.