Investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte han publicado un estudio en el que confirman que han desarrollado una nueva forma de carbono, a la que han bautizado como Q-Carbon, y que es más dura que los diamantes.

Tal como explica la revista Popular Science, el carbono puro puede adoptar unas pocas formas. Está primero el grafito, en el que los átomos de carbono se alinean formando finas láminas, y que sirve por ejemplo para fabricar lápices y como precursor del grafeno.

La otra es una red rígida, un cristal, que es de lo que están hechos los diamantes. Los científicos confirman ahora que han creado un nuevo estado de este elemento químico.

"Hemos creado una tercera fase del carbono, y el único lugar donde podría encontrarse sería en el núcleo de algunos planetas", afirma Jay Narayan, investigador jefe.

Para fabricar Q-Carbono, el equipo ha puesto carbono sin estructura sobre una base dura (ya sea zafiro, cristal o plástico). Disparando un láser contra el carbono amorfo, los científicos consiguen transformarlo en una estructura más dura que el diamante.

La nueva sustancia tiene además otra propiedad: es ferromagnética. Eso significa que puede ser magnetizada y por tanto podría brillar al ser expuesta a corrientes eléctricas, lo que podría tener utilidad para aplicaciones de consumo como pantallas de televisión, señales o sistemas de iluminación. De momento, sin embargo, a los científicos les basta con esta nueva manera de crear diamantes en laboratorio para poder usarlos en otros experimentos.