Con las horas de la noche, la actividad eruptiva en el volcán Momotombo resultó más impresionante para las personas de las comunidades cercanas y una gran cantidad de nicaragüenses, que confiados en la seguridad que garantiza el Gobierno Sandinista, han buscado puntos visualmente estratégicos para apreciar el espectáculo centenario del despertar de este coloso.

Muy probablemente no hay nadie vivo en Nicaragua que pueda recordar la última erupción del Momotombo, en 1905, por lo que un fenómeno que hoy se repite más de un siglo después, definitivamente despierta la curiosidad tanto de las familias nicaragüenses como de los turistas extranjeros que aprovechan su visita a nuestro país para ser testigos de tan poco usual evento.

Hasta lugares como el Mirador de Nagarote y comunidades cercanas como La Fuente y el Papalonal, han llegado cantidad de vehículos con nacionales y extranjeros, buscando un buen lugar desde el cual apreciar esta actividad eruptiva, que se evidencia con explosiones incandescentes en el cráter y un flujo de lava que recorre las faldas del volcán.

Acompañan el espectáculo los estruendos del volcán, los que son escuchados desde largas distancias y dan aviso de una nueva explosión.

Ante la actividad iniciada desde la noche del martes, los pobladores de la zona se encuentran atentos a la situación y desde el primer momento se dispusieron a poner en práctica las medidas de seguridad orientadas por el Gobierno Sandinista, a través de los ejercicios de simulacros, manteniendo siempre la calma, resguardando a los más pequeños y manteniendo una actitud participativa ante eventuales evacuaciones.

“Todos estamos tranquilos, aunque un poco sorprendidos porque es la primera vez que vemos un fenómeno como éste. Si bien es cierto nos asustamos un poco con los primeros bujidos y la expulsión de lava, hemos tratado de estar en calma, confiando en Dios y alertas todo el tiempo, ya estamos claros que si es necesaria la evacuación lo haremos, por ello cada uno de nosotros tiene lista su maleta con lo más necesario” afirmó Ángela Ramírez, habitante de la zona.

Modelo de prevención puesto en evidencia

El Gobierno Central desde el primer momento de la actividad volcánica ha venido tomando las medidas necesarias para salvaguardar la vida de las familias que se encuentran cerca del Momotombo, a su vez, los pobladores se han sumado a las tareas de reunirse y determinar las acciones concretas a desarrollar en caso de ser necesario, identificando las rutas de evacuación, los posibles centros de albergue y el traslado de las familias a los sitios seguros.

“No podemos negar que en su momento nos alarmamos pero lo hemos superado, sabemos que el fenómeno es normal pero no bajamos la guardia, nosotros nos hemos reunido con la comunidad y la Defensa Civil para trazar las líneas de trabajo, ya tenemos identificados a los compañeros que con sus vehículos van a contribuir a la evacuación. Gracias a los simulacros que hemos realizado, estamos preparados para actuar de manera inmediata” dijo José Corrales.

La disposición es latente en el Papalonal, las familias desde el frente de sus viviendas presencia la actividad volcánica y se mantienen informados de la situación a través de los medios de comunicación y las orientaciones que les brindan las autoridades presentes, quienes constantemente realizan recorridos por la zona para estar pendientes.

“La capacitación previa que han recibido los habitantes de las comunidades ha sido fundamental, contribuyendo a que las familias estén más tranquilas y preparadas para enfrentar cualquier eventualidad mayor. Tenemos identificados dos centros de albergue, dos puntos de concentración y las rutas de evacuación que están dirigidas hacia el norte de la comunidad” expresó Ariel Blanco, Concejal Sandinista de La Paz Centro.

Sin reporte de afectaciones mayores

La vigilancia permanece durante las 24 horas. En los dos días de actividad volcánica reportada no se han presentado afectaciones mayores, únicamente la presencia de ceniza y gases en la comunidad de León Viejo, la cual se encuentra en el sector oeste del volcán, sin embargo, las familias del sitio han tomado las medidas necesarias de seguridad.

“Durante el día el volcán permanece calmo, en la noche es que se aumenta un poco la expulsión de lava. Acá todos estamos atentos a cada situación, por eso mantenemos tapadas las comidas, el agua y estamos siempre dispuestos a lo que el gobierno determine porque sabemos que van a actuar cuando sea necesario” expresó Josefa Vanegas.

Las actividades pesqueras han sido suspendidas y en su mayoría, los habitantes del sector permanecen en el interior de sus viviendas y al momento de salir, cubren sus cuerpos para evitar el contacto con el material volcánico.

El volcán Momotombo no presentaba una erupción similar desde el año 1905. Los expertos han calificado esta actividad como “moderada”, por lo que no están permitiendo que las personas se acerquen a menos de 6 kilómetros del coloso.

INSTALACIÓN DE NUEVOS EQUIPOS DE VIGILANCIA DEL VOLCÁN: