El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, aseguró que su país está consciente que es parte del problema del cambio climático.

Durante su intervención en la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP21) que se desarrolla en París, Francia, Obama señaló que “EE.UU. reconoce su papel en el calentamiento y asume su responsabilidad”.

Indicó que por ese motivo, su nación abarca un papel fijo para reducir el efecto contaminante.

El mandatario estadounidense precisó que ninguna “nación es inmune” y mencionó el caso del norte de Alaska, donde se vive una explotación indiscriminada de petróleo, a raíz del fracking.

Pese a que admitió que EE.UU. nunca ratificó el protocolo de Kioto, Obama aseveró que su nación reducirá las emisiones de carbono en los próximos años.

“Quiero mostrar la nueva generación que nos preocupamos por su futuro”, dijo el dignatario norteamericano, quien se comprometió a apoyar financieramente a otros países para reducir el impacto del cambio climático.

Asimismo, dijo que discutirá con los asistentes de la cumbre nuevas metas para que los países garanticen el empleo de energías limpias, aunque no detalló si se apegaría a la propuesta de su par francés Francois Hollande, en que la reunión llegue a un carácter vinculante del compromiso climático.

“Nuestro progreso se medirá en el sufrimiento evitado” manifestó el Presidente de Estados Unidos, quien orientó a todos a trabajar por ese objetivo.

A la Cumbre del Clima asisten 195 países para discutir sobre métodos que permitan reducir los gases de efecto invernadero, principal causante del calentamiento global.

Estados Unidos representa el segundo país con la mayor tasa de emisiones, que supera el 15 por ciento.