Manuel Orozco, habitante de La Colonia 14 de Septiembre, afirmó que haber asistido a la Feria con el fin de encontrar un punto de diversión luego de haber acompañado al Santo Patrono a su morada en Las Sierritas, un sitio donde encontrar comida para la familia y a la vez disfrutar del show musical que se le ofrece a los asistentes.

Por su parte, Julia Guerrero se hizo acompañar de sus hijos y esposo, que después de degustar algunos de los vinos, bebidas y sabrosísima carne que se oferta en el lugar también buscaría como comprar algunos productos necesarios para el hogar.

Pero para los expositores la despedida del patrono de los managuas también ha sido de mucho provecho, porque con el mayor ingreso de familias nicaragüenses a la Feria, las ventas han mejorado un poco manteniendo de esa manera un mayor porcentaje de las mismas a como ha venido ocurriendo durante los 10 días que lleva el evento en la carretera a Masaya, contiguo al Edificio Pellas.

Johana Montes Doña, propietaria de la empresita “Cereales Pivacaya”, comentó que este era el tercer año que participaba como expositora en la Feria y que durante los días de la misma las ventas han sido muy significativas en comparación con años anteriores, porque el ingreso gratuito del público además de permitir que muchas más personas lleguen también se logran mayores ventas.

“Estas ferias son muy importantes para nosotros los microempresarios, porque nos ayudan a desarrollarnos, a que conozcan nuestra empresa, nuestros productos y no se puede negar que este año han sido maravillosas las ventas, en esta ocasión hay que recordar que no se está cobrando la entrada por una iniciativa del Gobierno del Presidente Daniel Ortega y eso ha sido un éxito para todos nosotros, porque las ventas que yo registraba en un día antes eran de 600 córdobas y en estos días, en un solo día he logrado vender tres mil córdobas”, detalló Montes.

Darling Cordonel, de Vinos Corsario, aseguró que las ventas de los productos que como cooperativa ofrecen también han tenido mucha aceptación por el público visitante de la Feria y han registrado muy buenas ganancias en los días de presencia de la Feria de la Economía Familiar, ya que las botellas de vinos que llevaron para vender se han agotado y han tenido que pedir un pequeño refuerzo de inventario.

“Gracias a Dios, la gente ha visitado más la feria y con ello se han dado facilidades de que la gente compre muchos más productos. Gracias a Dios nos ha ido bien, se ha generado mucho más venta, a nosotros por ejemplo se nos han agotado los productos y hemos tenido que traer nueva mercadería, mueble que se vende mueble que se repone. Si lo comparamos con años anteriores definitivamente que las ventas han sido mucho mejores”, dijo Isaac Guevara Guevara, de Muebles Erling de Masatepe.

Para la Cooperativa de Servicios Múltiples Consumo Solidario de Lácteos del Mercado Iván Montenegro, además de ser la primera vez que participan en un evento como Microfer, lo han tomado como una oportunidad para proyectarse como cooperativa y dar a conocer los productos que elaboran a base de leche y ofrecerlos directamente al público.

“Estamos aquí desde el 31 de julio, hemos vendido bastante, los fines de semana han sido buenísimos y esperamos que este próximo fin de semana nuevamente vender mucho más de todos nuestros productos lácteos”, comentó Yolanda Cruz.