Al llegar la venerable imagen a la Parroquia Santo Domingo de Guzmán, cientos de cohetes fueron lanzados y la larga fila de penitentes que se arrastraron de rodillas hasta llegar al santuario no dejaron de demostrar su fe.

A las 5 y 30 minutos de la tarde Santo Domingo entró a la Parroquia de Las Sierritas, acompañado de un mar de feligreses que se desbordaron con alegría y pasión rompiendo incluso el cordón policial que se encontraba en torno al portal resguardando la iglesia.

Miles y miles de católicos entraron a la iglesia junto a los más de 150 cargadores tradicionales que iban bamboleando con júbilo la sacra imagen, muchos de los devotos se abalanzaron sobre Santo Domingo para cortar las flores que lo adornaban alrededor y de esta forma llevarse un milagro, una bendición o un sagrado recuerdo.

Los indios rojos, la vaquita, los diablitos y hasta los caciques, personajes tradicionales de estas fiestas, bailaban con regocijo entorno al santo patrono de los managuas, mientras la Policía Nacional procuraba mantener el orden entre la multitud de católicos que quería entrar al santuario.



Nohemí Sandoval, quien ingresó de rodillas a la parroquia de Las Sierritas haciendo penitencia junto a su mamá, expresó gran alegría al saber que Santo Domingo de Guzmán a bendecido por un año más a los managuas.

“Confío en que nos ha llevado grandes bendiciones, y todos los católicos, todos los feligreses nos hemos sentido realmente alegres, porque ‘minguito’ siempre revive la fe, siempre promueve el amor entre las familias, y además vela por las personas más humildes”, destacó la religiosa.

La misma felicidad mostró Ricardo Torres Hernández, quien con su pequeña hija cargada en los hombros, bailaba al ritmo de la banda filarmónica que acompañaba al santo patrono.

“Me parece que ha sido una fiesta alegre, una fiesta donde todas las personas de Managua se han sentido satisfechas y han gozado de esta tradición que ha pasado por muchos años viva, y que por tanto queremos que continúe de la misma manera, porque nuestro patroncito ha sido muy bueno y divino con nosotros y por eso los católicos y no católicos tenemos que agradecer ese bello gesto de amor y entrega”, manifestó Torres.

La imagen de Santo Domingo de Guzmán volverá en su peregrinaje hasta el próximo agosto de 2013, cuando cumplirá 128 años de ser descubierta dentro de un madero por un leñador de Las Sierritas, y donde las familias devotas de Managua lo visitan durante todo el año con mucho fervor religioso.