El Consulado de Costa Rica instalado en Managua, regularizó parcialmente sus funciones este jueves, tras cuatros días de mantener prácticamente cerrados sus portones. Familias que buscan gestionar sus trámites migratorios valoraron que la medida caprichosa de abrir o cerrar las puertas es una burla y un atropello a la dignidad del pueblo de Nicaragua.

Indignadas se manifestaron los ciudadanos nicaragüenses que hacen uso frecuente de los servicios del consulado costarricense, al que acusaron de negligente por crear cuellos de botellas en este edificio, y no otorgar el visado.

La comerciante de forros de pasaportes, Rosa Mojica, manifestó que el consulado ha tomado esta decisión tras ser acusado por el Gobierno Sandinista por forzar a miles de inmigrantes cubanos a cruzar la frontera de Nicaragua, violando la soberanía e integridad de este país.

“El Consulado tico se ha burlado de nosotros, porque ellos debieron de emitir un comunicado diciendo que estaban cerrados, pero nunca comunicaron nada y sencillamente no atendían a la gente”, señaló Mojica.

Por su parte, la vendedora de boletos de la agencia de viajes TransNica, Marisela Duarte, explicó que muchas familias han permanecido durmiendo en las afueras del edificio del consulado tico, ubicado en el Reparto San Juan en Managua.

“Aquí han dormido acostados en cartones niños, niñas, mujeres embarazadas, gente trabajadora que solo querían el visado, y ellos muy irresponsablemente no extendían el sello de autorización para viajar, esto es burlarse de nuestro pueblo, y es burlarse de nuestra dignidad”, manifestó.

Aseguró que la mañana de este jueves, ya han podido ingresar al menos 500 personas, sobre todo las que requieren de su visa de turismo.

“Dijeron que se había armado el desorden, pero aquí no había ningún desorden. Los Policías han mantenido el orden. Desde el viernes está la cosa así. Los desordenados son ellos, por no atender a las familias”, señaló.

El ciudadano nicaragüense, Alberto Mairena, refirió que esta medida que ha tomado el consulado tico, es parte de la presión que están ejerciendo a los nicaragüenses que viajan a Costa Rica.

“Los que van a perder son ellos. Porque Costa Rica depende de la mano de obra nicaragüense, y esto les traerá pérdidas a ellos”. La gente ha estado durmiendo aquí en el suelo, en las afueras del consulado. Es una barbaridad, esto es inhumano”, expresó.

Alfredo Rodríguez, quien ha estado desde el lunes pasado haciendo fila en las afueras del consulado, esperando ser atendido, dijo que estos funcionarios ticos han violado los derechos de las familias nicaragüenses, al no otorgarles sus visas y atrasando los trámites migratorios de ley.