Presidente-Comandante Daniel preside Acto de Graduación de Cadetes Egresados de la Academia de la Policía Nacional. 25 de Noviembre del 2015:

Maestro de Ceremonia

Presiden este Acto, el Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República de Nicaragua y Jefe Supremo de la Policía Nacional de Nicaragua; Compañera Rosario Murillo Zambrana, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Primera Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, Directora General de la Policía Nacional; Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Comisión de Paz y Reconciliación; General de Ejército Julio César Avilés Castillo, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua.

Comisionado General Francisco Díaz Madriz Subdirector General de la Policía Nacional; Comisionado General Róger Ramírez Guzmán, Subdirector General de la Policía Nacional y Jefe de la Delegación Metropolitana de Managua; Comisionado General Cairo Guevara Cajina, Director de la Academia de Policía “Walter Mendoza Martínez”, Instituto de Estudios Superiores.

Nos acompañan, la Compañera Diega del Carmen Mendoza López, madre de Walter Mendoza Martínez, y familiares cercanos. La Compañera Zenelia del Carmen Valle Carrasco, madre del Sub-Oficial Kevin Esaú Valle Carrasco, quien entregó su Vida en el cumplimiento del Deber, y familiares cercanos.

[email protected] Generales, Miembros de la Jefatura Nacional, Jefes y Jefas de Áreas Sustantivas de la Policía Nacional; Miembros del Consejo Nacional de la Policía Nacional; Miembros de la Comandancia General y del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; Miembros del Consejo de Dirección de la Academia de Policía “Walter Mendoza Martínez”, Instituto de Estudios Superiores.

Familiares de [email protected] Oficiales de Policías Graduandos de la XVIII Promoción de Licenciatura en Ciencias Policiales y del IV Curso Básico Policial “Comandante Camilo Ortega Saavedra; Hombres y Mujeres de los Medios de Comunicación Social. [email protected] [email protected]

En este momento, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, hará la Invocación al Altísimo.

Invocación al Altísimo por su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo

Excelentísimo Señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra; Doña Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Primera Comisionada Doña Aminta Granera Sacasa, Directora General de la Policía Nacional; General de Ejército Julio César Avilés; Comisionado Francisco Javier Díaz Madriz, Subdirector General de la Policía; Comisionado Róger Antonio Ramírez Guzmán, Subdirector General de la Policía; Comisionado Cairo Guevara, Director de la Academia; Cadetes Graduandos, familiares de [email protected] Graduandos; [email protected] en Cristo Nuestro Señor.

Felicitamos a la Academia de la Policía que celebra hoy su XVIII Promoción, en la cual se gradúan 35 [email protected] Cadetes y 490 Oficiales que estarán prestando servicio a nuestra Comunidad. Nos alegramos ser parte de esta Celebración y poder compartir este momento especial con todos ustedes y sus familiares.

Una Graduación implica culminación del esfuerzo de muchos meses de estudio y esfuerzo. La Profesión que han escogido es digna de admiración, no es sencillo ni común elegir una Carrera cuya Misión principal es el Servicio al Prójimo. Por esto los felicito a ustedes, a sus familiares, a sus Profesores y Superiores, que han puesto todo el empeño hasta llegar a este día.

Recuerden que forman parte de un Cuerpo Policial que ha sido reconocido internacionalmente por su Profesionalismo y Modelo de Trabajo, y este Modelo de Servicio debe ser el motor que les impulse a seguir trabajando por el Bien y el Desarrollo Sano de nuestra querida Nicaragua.

En esta tarde damos gracias a Dios por estos Hermanos y Hermanas que se promocionan después de intensos meses de Estudios, y elevamos nuestras Oraciones para que el Señor les proteja y les bendiga siempre en cada Misión que les sea encomendada.

Te pedimos, Señor, ilumines en este trabajo diario a toda nuestra Policía Nacional; que trabajen unidos por el Bien de todos los Ciudadanos, y que cada uno de sus Miembros con su trabajo diario, como Buenos Cristianos, sean Luz del Mundo y Sal de la Tierra. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Palabras de Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional

Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República y Jefe Supremo de la Policía Nacional; Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación Social y Ciudadanía; Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo; General de Ejército Julio César Avilés, Jefe del Ejército de Nicaragua; [email protected] de la Jefatura Nacional, Comisionados Generales Francisco Díaz y Róger Ramírez.

Familiares de nuestro Hermano Kevin Esaú Valle Carrasco, caído en cumplimiento del Deber en la Mina El Limón. Querida Doña Zenelia, su mamá; sus tres hermanos, su tío, sus dos sobrinas que nos acompañan.

Queridas Madres de nuestros Héroes y Mártires, entre ellas, Doña Diega, gracias por estar con nosotros, madre de Walter Mendoza Martínez. El nombre y el legado de su hijo, honra nuestra Academia de Policía.

Compañ[email protected] del Consejo Nacional, de la Comandancia del Ejército; Medios de Comunicación; [email protected] Compañ[email protected] Graduandos en Licenciatura de Ciencias Policiales y en el Curso Básico de Policía; queridas Familias de [email protected] Compañ[email protected] que se gradúan hoy.

Esta noche es, sin duda alguna, una noche especial, marcará para siempre sus historias personales. Hoy alcanzan un Sueño, adquieren un Compromiso con Nicaragua y con su gente en la persona del Presidente de la República y Jefe Supremo de la Policía Nacional, al momento de hacer su Promesa de Ley.

Se integran a una Institución con 36 Años de Historia y de Victorias, sellada con la Sangre de centenares de Hombres y Mujeres.  Pasan a formar parte hoy de la Policía Nacional de Nicaragua, una Policía distinta a las otras Policías, yo diría, Única, cuya Identidad está íntimamente vinculada a sus Orígenes Revolucionarios: Cercana a la Comunidad, trabajando con ella y por ella, para su Tranquilidad.

Pero esta noche no solamente marca sus historias personales, marca también nuestra Historia Institucional, porque le entregamos al Servicio de Nicaragua 35 nuevos Oficiales de Policía y 490 Policías [email protected] del Curso Básico: 147 Compañeras Mujeres y 343 Compañeros Varones.

Y más allá de esta noche, durante este año, nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha puesto al servicio de nuestro Pueblo este año, 1,361 nuevos Policías. Normalmente, la Policía Nacional crece cada año en 500 Policías; este año hemos crecido en 1,361.

Lo que pone de manifiesto la preocupación por la Seguridad Ciudadana, la preocupación por la Seguridad de las Familias nicaragüenses, de nuestro Presidente y Jefe Supremo de la Policía Nacional, el Comandante Daniel Ortega, y de la Compañera Rosario Murillo, quien vive monitoreando las demandas de Seguridad y de mayor presencia policial en todos los rincones de nuestro País. Y buscan ambos cómo responder a estas demandas de nuestro Pueblo.

Ustedes, Compañ[email protected], son parte de la respuesta de [email protected] Gobernantes a las demandas de nuestro Pueblo.

Gracias, Comandante; gracias, Compañera Rosario, por fortalecer con Recursos Humanos esta Institución que está al Servicio del Pueblo de Nicaragua.

[email protected] Cadetes [email protected] esta noche, están [email protected] para ejercer los Cargos de [email protected] de Sectores, Oficiales de Asuntos Juveniles, Oficiales Investigadores, y [email protected] de Municipio.

Ustedes, Compañ[email protected], han desarrollado Competencias Profesionales como Miembros de la Policía Nacional; han adquirido en estos cuatro años de Estudios en la Academia Walter Mendoza, un conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes, conductas, destrezas, para desarrollar adecuadamente las Funciones y Misiones que les serán asignadas.

Pero más aún, han recibido una profunda Formación Doctrinal, Valores primordiales: Servicio, Respeto, Disciplina e Integridad, Lealtad, Valentía, Honor, Tolerancia, Solidaridad, que llevan hoy como Sello indeleble que irá formando en ustedes ese Carácter Humanista que nos distingue, y que pregona nuestro Himno Institucional.

Ustedes, Compañ[email protected] Graduandos son la Sabia Nueva que refresca las entrañas de la Policía Nacional. Pero fíjense bien, tenemos un doble Compromiso intergeneracional. [email protected], [email protected] y los más antiguos en la Institución, tenemos la Responsabilidad y el Deber de transmitirles a ustedes, Jóvenes, esa Identidad, esa Cultura Organizacional, forjada con Sangre y fundamentada en Principios y Valores que se remontan a nuestros Orígenes: El ADN de la Policía Nacional de Nicaragua.

Y ustedes, las Nuevas Generaciones, tienen el reto de sostener y engrandecer esta Policía. Una Policía Fuerte, Digna, con Vocación de Servicio, querida por su Pueblo, respetada a Nivel Internacional, y con resultados positivos en su trabajo de cara a la Tranquilidad y a la Seguridad de la Comunidad.

Este doble Compromiso será permanente. Nos va a trascender en el Tiempo, a ustedes y a nosotros, y es garantía indispensable para la Estabilidad y la Paz en Nicaragua. Fortalecer la Identidad Institucional ligada indisolublemente a sus Orígenes Revolucionarios, y por otra parte, renovarla permanentemente con el entusiasmo y el dinamismo de [email protected] Jóvenes, Sabia Nueva que se reconoce y se nutre de sus Raíces.

Bueno, en el Curso Básico casi el 40% son [email protected] de Policías. Debo entender entonces, que esta fusión y enriquecimiento intergeneracional les resultará más fácil.

Queremos expresar nuestra honda gratitud a ustedes, Padres y Madres de Familia de [email protected] Compañ[email protected] graduandos. Es para nosotros un orgullo poderles decir con el Corazón rebosante de satisfacción, que sus [email protected] son Policías del Pueblo, Garantes de la Seguridad de [email protected], en quienes la Comunidad puede confiar.

Felicitamos de manera especial, a Yeldin de Jesús Díaz, el Primer Expediente; a Meyling de los Ángeles, el Segundo Expediente, y a Sergio Antonio Blas, el Tercer Expediente. Esperamos que su Disciplina y Consagración al Estudio, que los llevó a ganar este Lugar de Honor, sigan siendo el norte de sus Vidas, para su propio Bien, y para el Bien de la Patria a quien han jurado servir y proteger.

Felicitamos a los 490 [email protected] del Curso Básico. Los hemos seguido de cerca a ustedes, no solo a [email protected] Cadetes. Los hemos seguido de cerca en estos 8 meses de estudio en la Academia.

Hemos leído los poemas de Lucas, hemos visto los videos de la Formación con el grito infaltable de todos los lunes del Director de la Academia: “Con Disciplina se hacen menos complejas las Misiones”. Y hemos disfrutado al verlos tomar la palabra y decir cada semana, cómo van cambiando y qué han ido aprendiendo.

Los hemos visto cambiar, los hemos visto crecer, los hemos visto dar el primer paso, porque, el hacernos Policías és un asunto de todos los días de nuestras Vidas, de todos los momentos, de todos los instantes de nuestra Carrera Policial.

Agradecemos al Cuerpo Docente de la Academia, porque en este Proceso de Formación fueron moldeando sus Espíritus y templando sus Voluntades, para que ustedes como futuros Líderes de la Comunidad, ejerzan el Mando con Dignidad, con Respeto, con Humanismo.

Compañ[email protected], sean [email protected] en la solución de los problemas, y brinden una respuesta precisa planteada con calidez. Sirvan con Tolerancia, Prudencia y Equilibrio, con capacidad de proyectar Acciones y Resultados. Sirvan con Firmeza y Honor, pero sobre todo, con el Corazón abierto de sentirse felices y dichosos por ser Policías.

La Vida Policial está llena de momentos maravillosos, pero también de momentos felices y difíciles. No hay que olvidar que cada Policía es un nicaragüense más, que está inserto también en la Sociedad.

No somos distintos ni estamos lejanos de la Comunidad. Vivimos junto a nuestro Pueblo, compartiendo sus mismos problemas y preocupaciones. Estamos en la primera línea de la Comunidad, en una posición que nos demanda esfuerzo y dedicación permanente. Por eso, en tiempos difíciles no nos desanimamos, sino que somos los primeros en las búsquedas de soluciones.

Jamás vamos a ser indiferentes frente al dolor de las personas. Anteponemos la Solidaridad frente a la Indiferencia, y el Optimismo frente al Desánimo.

Compañ[email protected], ni las dificultades e incomprensiones de nuestra Misión nos detendrán. Avanzaremos a paso firme por el Camino de la Seguridad, la Paz y la Tranquilidad, que [email protected] [email protected] nicaragüenses nos merecemos y hemos conquistado.

Mantengamos fija la mirada en el sacrificio insuperable de Sandino, de Carlos, de nuestros Héroes y Mártires, caídos en el cumplimiento del Deber, quienes son para [email protected], Policías, Escuela de Principios, Ejemplos de Entrega incondicional, de Amor a la Patria; Fuente inagotable de Valores, y Razón suficiente para ver y vivir con Esperanza nuestro Futuro.

¡En Sandino y Con Sandino, Policía Nacional a tu Servicio Siempre!

¡Que Viva la Policía Nacional!

¡Viva la Policía Nacional!

¡Viva la Policía Nacional!

Palabras de Agradecimiento, Yeldin de Jesús Díaz Méndez, Primer Expediente

Buenas noches, Excelentísimo Señor Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra y Jefe Supremo de la Policía Nacional; Compañera Rosario Murillo Zambrana, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Primera Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, Directora General de la Policía Nacional. Su Eminencia, Excelentísimo Cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Comisión de Paz, Unidad y Reconciliación.

Comisionados Generales, Claustro de Docentes de la Academia de Policía; [email protected], Padres, [email protected] de [email protected] Graduandos de la XVIII Promoción de Cadetes y IV Curso Básico Policial “Camilo Ortega Saavedra”, que nos acompañan.

Esta noche se me ha concedido el Honor de dirigir las Palabras de Agradecimiento de [email protected] [email protected] [email protected] Graduandos. En primer lugar, agradecemos a Dios Padre Todopoderoso, Fuente de Sabiduría e Inteligencia, que por su Voluntad nos ha permitido alcanzar un Sueño más en nuestras Vidas.

A nuestros Padres, Madres, [email protected], [email protected], que nos han apoyado incondicionalmente en nuestra firme decisión de formar parte de esta prestigiosa Institución.

Al Comandante Daniel Ortega Saavedra y Jefe Supremo de la Policía Nacional por brindarnos una Nueva Dirección, mejores condiciones en nuestra área de descanso, de estudio y áreas de recreación. Nos sentimos muy orgullosos y felices de lograr un objetivo más en nuestras Vidas. Gracias, Comandante Daniel.

A [email protected] Docentes, Instructores y Jefes Policiales de nuestra Academia de Policía que han consolidado nuestros Principios y Valores como son, Responsabilidad, Compañerismo, Solidaridad, Patriotismo, Vocación de Servicio y Amor a la Institución Policial. De todo Corazón, muchas gracias.

Esta XVIII Promoción de Cadetes de la Policía Nacional se la hemos dedicado al Compañero Suboficial Kevin Esaú Valle Carrasco, que no se encuentra físicamente con nosotros, ya que el pasado mes entregó su Vida en cumplimiento del Deber, demostrándonos su Vocación, su Disciplina y Amor a la Institución Policial.

Esto nos inspira a comprometernos a ser mejores, a seguir sus Ideales. Siendo esto suficiente estímulo para que, con Unidad, Fuerza, y sobre todo Disciplina, nos permitirá seguir contribuyendo a la Patria que soñó nuestro General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino, nuestro Comandante Carlos Fonseca Amador; que soñó Chávez, y que soñamos [email protected] [email protected]

Iniciamos una Nueva Etapa en nuestras Vidas con mayor Compromiso, Responsabilidad, mayores deseos de superación, lo que nos hace Fuertes día a día, honrando a nuestros Héroes y Mártires caídos, Miembros de la Policía Nacional que ofrendaron sus Vidas en este año 2015, asumiendo la firme decisión de defender al más desprotegido, a las personas que sueñan con una Nicaragua Próspera, libre de vicios y delincuencia.

Recordemos a nuestros valientes Héroes que no se encuentran físicamente con [email protected], pero llenan nuestros Corazones de Orgullo al pronunciar nuestro Lema de “Honor, Seguridad y Servicio”.

¡Viva la Policía Nacional!

¡Vivan los Héroes y Mártires caídos en el cumplimiento del Deber!

Buenas noches. Gracias.

Palabras de Daniel

[email protected] [email protected] nicaragüenses, queridas Familias nicaragüenses... Aquí estamos ! Aquí estamos en un Día de Celebración, donde se están graduando Jóvenes nicaragüenses, comprometiéndose en una labor que no es fácil. Yo diría que la labor de un Policía, de una Policía, es de las labores más difíciles que puedan existir en todo el Planeta; es el trabajo más difícil también para un Trabajador aquí en nuestra Patria.

Jóvenes Trabajadores de la Policía Nacional, para servirle a las Familias, para servirle a la Comunidad, tanto en las Ciudades de nuestro País que van creciendo cada vez con mayor población, como en las Comarcas, en los Caseríos, en las Montañas. En todo el Territorio Nacional está presente la Policía Nacional, en algunos sitios un Policía, en otros sitios son dos Policías, Policías de Línea o un Policía de Línea acompañado de Policías Voluntarios.

¿Y dónde acude la Familia cuando es afectada, cuando sufre, porque asaltaron, porque robaron, porque asesinaron, porque secuestraron, o violaron? ¿Adónde acude? Acude inmediatamente a la Policía. Y la Policía con recursos todavía limitados frente a las demandas que tiene nuestro Pueblo, hace grandes esfuerzos.

Es cierto, no logra satisfacer a todas las Familias, porque frente a un Puesto de Policía, a una Unidad de Policía, bueno, ¿cuántas personas se presentan todos los días, desde los que llegan por una falta de tránsito, por un accidente, por haber provocado un accidente, hasta los que llegan a denunciar delitos mayores? Y ahí están los Policías con sus condiciones todavía muy modestas, atendiendo.

Aquí mismo en Managua, en el Mercado Central de Managua, un Mercado con una población inmensa, pero concentrada esa población en ese Mercado, y la Unidad de Policía con condiciones materiales bien limitadas... ¡bien limitadas!

Y en Zonas del Campo, en la montaña, allá en el Triángulo Minero, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, en Waspam, en el Río Coco Wangki, allí, a lo largo del Río Coco, Río Arriba y Río Abajo, en las Comunidades que están a lo largo del Río Coco, también la Policía haciendo presencia. Y en el Litoral del Mar Caribe, en las Comunidades, también la Policía haciendo presencia.

Tanto en la Región Autónoma del Atlántico Norte, como en la Región Autónoma del Atlántico Sur, la Policía participando de lo que es esa Doctrina que tiene el Estado nicaragüense, que es, luchar por la Seguridad de las Familias, luchar por la Seguridad de [email protected] [email protected], de [email protected] [email protected], de [email protected] [email protected] nicaragüenses. Que puedan trabajar con tranquilidad; que puedan ir [email protected] [email protected] a la Escuela con Seguridad; que puedan transitar por las Carreteras también con el máximo de Seguridad, y estar lidiando con los accidentes de tránsito. Y luego, la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, que ha costado la Vida de [email protected] [email protected] Policías.

¡Y con un Presupuesto muy limitado! De corazón hubiésemos querido que no fuesen 1,200, 1,500 Policías más... ¡no, hacen falta muchos más! Habría que incorporar más Policías, para poder cubrir las demandas mínimas de la población, como habría que darles condiciones dignas a [email protected] Policías, condiciones dignas de trabajo donde están los Puestos de Policía en todas partes.

Hay Puestos de Policía que sí tienen condiciones dignas, pero son los menos, y los más tienen condiciones muy pobres, muy frágiles, ¡muy frágiles!  Y, estamos comprometidos con seguir invirtiendo para ir mejorando las condiciones, donde prácticamente viven [email protected] Policías, en las Unidades de Policías en las Ciudades de nuestro País, y en las Unidades de Policía a lo largo y ancho de todo nuestro País.

Unidades de Policía también sobre el Río San Juan, y sobre las Costas del Pacífico de Nicaragua, como parte de lo que es, les decía, la Doctrina de Seguridad Soberana, donde hay dos Destacamentos fundamentales que son, la Policía, y el Ejército... ¡son fundamentales! Y estos Destacamentos vinculados a la Población, vinculados al Pueblo y a [email protected] [email protected], a [email protected] [email protected] del Campo.

Cuántas Tareas, donde, primero, un Policía, así como un Soldado, están sometidos todos los días a una tensión muy grande, a un estrés muy grande, que desgasta; acompañado de un desgaste también físico, sobre todo [email protected] Compañ[email protected] que tienen que hacer recorridos, patrullajes en Zonas de Montaña, en las Zonas del Campo ahí tienen que andar patrullando.

Esto demanda, lógicamente, de condiciones físicas extraordinarias; demanda de un control que permita que el Policía no pierda de vista lo que es su trabajo... cuidadoso y responsable, pero firme en la lucha contra el delito.

Y la Familia, la Familia acompañándolo la mayor parte del tiempo de lejos. Esperando que salgan de pase, para poder compartir con la Familia; para poder compartir con [email protected] [email protected] [email protected] que ya tienen niñ@s; [email protected] de ustedes ya tienen niñ@s, tanto Policías Varones, como Policías Mujeres. Y la madre acompañándolos allá, desde su casa, y compartiendo también con ustedes esa labor noble.

¡Es una labor noble! Porque, no hay [email protected] en el Mundo, y más en estos Tiempos de terror, no hay [email protected] en el Mundo que no busque a la Policía cuando se presentan hechos graves que ponen en riesgo la Seguridad de [email protected] [email protected] la delincuencia común, el crimen organizado, el narcotráfico.

Las Familias quieren Seguridad, y buscan al Policía, y si no encuentran la respuesta rápida, se molestan con el Policía, ¡y la molestia es grande! ¿Por qué? porque están hablando de Seguridad de personas. No es la molestia que pueda tener alguien cuando va al Mercado a buscar cómo comprar alimentos, o va a comprar ropa, y se tiene que pasar un buen tiempo allí para encontrar porque está lleno el Mercado, para buscar el producto.  Es incómodo, es cansado.

Pero, el malestar de la población con el Policía cuando siente que no le resuelve, y que pasó un día y no le dan respuesta sobre lo que le robaron, y que pasaron los días y no le dan respuesta sobre un familiar asesinado, un familiar secuestrado, una niña violada y asesinada; entonces, esto provoca irritación, malestar. ¿En contra de quién descargan este malestar? En contra del Policía que no logra todavía dar con el criminal. Por eso les digo, el trabajo de Policía es el trabajo más duro que puede desarrollar un Ciudadano, en el Mundo, y en nuestro País.

Es un trabajo duro que demanda de mucha paciencia... Paciencia que solamente la da la Conciencia. Paciencia que solamente la dan los Valores Cristianos que tenemos [email protected] nicaragüenses.  Nos ayudan a dar, Su Eminencia Cardenal Miguel, ¡la Paciencia de Job! Porque para ser Policía se necesita la Paciencia de Job. Ustedes saben la Historia de Job, que le llovieron todos los males, y Job, paciente, paciente, y siempre confiando en Dios.

El Policía necesita la Paciencia de Job. La Paciencia de Job frente a aquellos que se manifiestan, con todo su Derecho, y que de repente se les ocurra empezar a insultarlos, a agredirlos, a lanzarles piedras; y al Policía no le queda más que aguantar, o entregar la Vida, como sucedió con nuestro querido Hermano, este muchacho, Kevin.

Era un muchacho, ¿qué edad tenía Kevin? ¡20 años tenía Kevin! Un muchacho en plena juventud, que no llegó ahí a matar, no llegó ahí a disparar; llegó simplemente a buscar cómo garantizarles a las Familias, en medio de las protestas, un poco de Seguridad, un poco de Tranquilidad. ¿Y con qué pagó Kevin? ¡Con su Vida!

¡Es dura la Vida de un Policía! Yo me atrevo a decir que la Vida de un Policía ¡es un calvario! Porque es la Fuerza del Estado que está más expuesta, todos los días, y a todas las horas, a sufrir improperios, insultos.

Si viene alguien en el vehículo, hizo una mala maniobra, un Policía de Tránsito lo detiene, bueno, el que hizo la mala maniobra no se molesta con él mismo que hizo la mala maniobra, sino que se molesta con el Policía... ¡insultan al Policía! Y el Policía ahí con su libretita, tiene que tener paciencia, calma; la Paciencia de Job, les decía.

Es decir, el Policía no puede caer en el insulto, cuando lo están insultando... Cómo los veo, la Disciplina espartana que tienen cuando están frente a [email protected] que con todo derecho se manifiestan, y ustedes ahí firmes, y [email protected] [email protected] insultándolos, bueno, ustedes firmes ahí. No sale una sola palabra de ustedes, ante los insultos.

Y luego vienen las pedradas, ¡y no sale un solo balazo de ustedes! Porque esta no es la Policía que conocimos [email protected] cuando éramos niñ@s, la Policía que crearon los yanquis con sus propias Fuerzas de Intervención aquí en Nicaragua cuando organizaron la Guardia Nacional, luego de ahí la Policía. Y la Guardia Nacional hacía labores de Policía también.

Y en este País yo recuerdo, muchacho, que los Guardias y los Policías en esos años con solo el uniforme... si aparecía un Policía por ahí donde alguien estaba “picadito”, al pobre picadito se le iba el guaro al carajo con solo ver al Policía, porque sabía que lo que le esperaba era una garroteada, una culateada, una arrastrada, y luego, ¡para la cárcel!

Y si un Ciudadano empezaba a protestar, con todo Derecho, [email protected], [email protected], Jóvenes Estudiantes, protestando, ya sabían que cuando aparecía la Policía y la Guardia, formada por los yanquis, armada por los yanquis, entrenada por los yanquis, habían sido entrenados para asesinar al Pueblo, para sembrarle terror al Pueblo. Ya sabían que cuando aparecía esa Policía y ese Ejército era lista para disparar contra el Pueblo.

Yo recuerdo, muchacho, de 7, 8 años, ya mis padres nos habían traído de La Libertad, Chontales a Managua, y habían alquilado un cuarto en una Colonia que se llamaba Colonia Somoza; en ese tiempo se pagaba por un cuarto 30 córdobas, 50 córdobas y, esta Colonia Somoza quedaba exactamente frente donde está la Estatua del General Sandino en el caballo, donde antes estuvo Somoza.

En la Colonia Somoza enfrente se levantó, nosotros vimos, muchachos, cuando iban construyendo el Monumento que se dio a construir Somoza... un enorme caballo y Somoza montado. Ya se sentía un Prócer el criminal que había sido impuesto por los yanquis como premio por haber asesinado a Sandino. Y a un lado el Estadio, que además en ese Tiempo llevaba el nombre de “Estadio General Somoza”.

Fíjense qué divertido... [email protected] vivíamos en la Colonia Somoza, enfrente estaba el caballo de Somoza, y al otro lado estaba el Estadio General Somoza.

En esa Época las calles eran empedradas, y luego cuando había que subir un poco habían unos empedrados, rampas; todavía no había pavimento, sino que eran calles empedradas. Managua estaba llena de calles empedradas y luego de calles polvosas. El pavimento era el empedrado, realmente.

Y recuerdo que, muchachos nos gustaba a todos en el barrio... en el barrio vivía Oscar Turcios, toda la Familia Turcios vivía allí en el barrio, éramos vecinos; la Familia de Roberto Amaya, otro Héroe Sandinista, Oscar Roberto. Y salíamos a jugar handball, decíamos, con pelota de trapo, allí en la calle; pero ya sabíamos que había que estar vigilantes, porque ahí andaban las zarandas de la Policía de Somoza, con los Guardias armados, los Policías armados con fusiles Garand andaban ahí.

Les decía que, en Managua la práctica era que aparecían las zarandas, unas camionetas, donde, cuando estaban los muchachos en la calle jugando handball llegaba la Guardia... ¡Guardia decíamos nosotros! Ahí viene la Guardia, ahí viene la Policía... “jocotes cocidos” les decíamos nosotros chavalos, porque el uniforme que tenían era un color verdecito, parecido al del jocote cocido que se vendía mucho en esa época, ¡muy sabroso! Se vendía en cartuchos el jocote cocido.

Y se molestaban, claro, cuando les gritábamos “¡jocotes cocidos!” cuando ya nos venían siguiendo. Y había que correr. Se acababa el partido, y a correr. Y al chavalo que agarraban lo metían a la zaranda y después los padres tenían que ir a buscar al muchacho a la cárcel para sacarlo, y pagar una multa.

Y en la noche, o en cualquier lugar en el día también, cuando aparecía un Oficial de la Policía o un Oficial de la Guardia, la gente se quedaba calladita, no hablaban, dejaban de hablar... ¡le tenían terror! Por eso se volvió común ese dicho, en toda esa Época se decía que la Guardia imponía terror ¡solo con el uniforme! Todo es que apareciera un Guardia uniformado y ya los que estaban ahí tenían que cuidarse, y entraban en temor, en terror.

¡Eso no es lo que hoy vivimos aquí en Nicaragua! Lo que se ve por la televisión, lo que se ve por todos lados, eso no lo vivimos en Nicaragua; más bien yo diría que hay una conducta de falta de respeto a la Policía, porque la Policía se merece respeto. No es asunto de irrespetarla, como se irrespeta a la Policía, como se calumnia a la Policía; como se le trata de enlodar a la Policía.

La Policía que está para servirles a [email protected] [email protected] nicaragüenses, formada en un 100% esta Policía por [email protected] que vienen de Familias trabajadoras, Familias humildes, Familias de los Pueblos, Familias de los Barrios de Managua, Familias de la Costa, Familias de [email protected], pero con una Vocación de Servir. Una Policía que se merece el respeto de [email protected] [email protected] nicaragüenses. ¡Ya quisieran a esos que hablan mal de la Policía, haciendo el trabajo de la Policía!

[email protected] Compañ[email protected], [email protected] [email protected] de la Policía Nacional, a [email protected] [email protected] que hoy se están graduando, [email protected] que salen ya de Inspectores, y los del Básico de Policía que son más de 400... ¡490!

A ver si se ponen de pie los del Básico de Policía primero, que el Pueblo observe todos estos rostros de [email protected] que están para cuidar a las Familias nicaragüenses, tanto a las Familias pobres, a las Familias humildes, a las Familias trabajadoras, a los Sectores Medios, Técnicos, Profesionales, a la Juventud, a las Mujeres, a [email protected] [email protected]; que están para proteger a las Familias de mayores recursos económicos.

O sea, en el Servicio de la Policía no se discrimina a nadie, se combate el delito allí donde se cometió. No importa la condición social, allí está la Policía.  Y fíjense en este Destacamento de [email protected] que merecen el Respeto, el Cariño, el Amor de todo el Pueblo nicaragüense, y de las Familias nicaragüenses.

Luego tenemos el Destacamento de Oficiales que se están graduando, y que le están dedicando la Promoción a Kevin Esaú Valle Carrasco. Entiendo que Kevin era Compañero de ellos... ¿Kevin estaría graduándose ahora, o le faltaría un año? O sea, se estaría graduando ahora en el Básico, Kevin, fíjense.

Kevin Esaú Valle Carrasco es la Promoción que todos los Oficiales se la dedican a Kevin, y los del Básico a Camilo Ortega Saavedra. Bueno, es lo mismo... Camilo y Kevin, por igual, son unos Jóvenes que dieron su Vida por Amor a Nicaragua.

Kevin acaba de dar su Vida hace pocas semanas, prácticamente, y Camilo dio su Vida allá en Monimbó, el 26 de Febrero de 1978, en el Período de la Insurrección, ya estábamos en período de la Insurrección, ahí dio su Vida, Camilo. Jóvenes los dos cuando dieron la Vida, y que ustedes les estén dedicando a ellos la Promoción, yo diría que todos ustedes están dedicando a los dos ellos la Promoción, y estamos seguros que sabrán hacer Honor a ese Compromiso de dedicarle la Promoción a Kevin, y a Camilo.

Y yo sé que hoy es un Día de Celebración; no nos vamos a meter aquí a abordar temas que están pasando en el Mundo; ustedes están informados. Pero sí quiero referirme al hecho de que a ustedes, [email protected] [email protected], junto con el Ejército, que son los dos brazos fundamentales donde el Pueblo se agrupa para garantizar la Política de Seguridad Soberana, tendrán, y tienen ya nuevas Tareas, nuevas Funciones, nuevos Retos: Rescatar a [email protected] Jóvenes que caen en la delincuencia juvenil, o que caen en la droga, rescatarlos.

Ya hablábamos de la protección de las Familias nicaragüenses, algo básico, y rescatar al joven de la droga es proteger a las Familias nicaragüenses, porque cuánto lo agradece un padre de familia, una madre que se esté rescatando a un muchacho que está cayendo en la delincuencia, que está cayendo en la droga... ¡Cuánto lo agradecen!

Luego, la lucha contra el narcotráfico y crimen organizado, ¡con recursos limitados! O sea, esta es una Batalla que la estamos librando [email protected] nicaragüenses con nuestros propios recursos. Es cierto que hay Cooperación Internacional, y es una Cooperación Internacional que la agradecemos, la valoramos, pero sigue siendo muy limitada.  Donde más ha crecido la Cooperación Internacional ha sido en nuestras Relaciones con la Federación Rusa.  Con los Representantes del Gobierno norteamericano hemos hablado del tema, muestran disposición, y aportan algunos recursos.

Yo diría que son los dos grandes Países, las dos grandes Naciones que están vinculadas a Nicaragua en esta Batalla, y en la que la Federación Rusa ha venido brindando recursos de manera acelerada del año 2007 hasta la fecha.

En cambio, la Cooperación de Estados Unidos desde el año 1990, hasta la fecha, ha sido una Cooperación a cuenta gota.  Se valora lo que entregan, claro que se valora, porque no vamos a despreciar lo que es una Cooperación, independientemente que sea pequeña, o sea grande.

Pero es un contraste, porque fíjense, [email protected] [email protected] nicaragüenses, [email protected] [email protected], sobre todo Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, que somos los Países con condiciones económicas más difíciles y más afectados por lo que es el narcotráfico y el crimen organizado es donde se están librando las Grandes Batallas.

En estos cuatro Países se están librando las Grandes Batallas, aquí en este Corredor, y Nicaragua es el Punto de Contención en esta Gran Batalla, cerrando filas con [email protected] [email protected] salvadoreños, [email protected] y hondureñ@s. Aquí está el Punto de Contención, es una Muralla del Ejército y la Policía, y el Pueblo, [email protected] [email protected], resistiendo.

Y digo que tenemos que sacrificar recursos, recursos que podríamos colocar para la Educación, para la Salud, para construir más Viviendas; tenemos que utilizarlos para la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado; la lucha contra la emigración ilegal. También tenemos que destinar mayores recursos, ahora, a lo que es la lucha contra el terrorismo mundial.

Porque en el Mundo hay dos prácticas de terrorismo: El terrorismo que han practicado algunos Estados desarrollados en sus Políticas expansionistas e imperialistas, que destruyeron un cordón de seguridad que estaba allí en el Norte de África. Para destruir ese cordón de seguridad ¿dónde estaban esos Gobiernos que daban Seguridad, daban Estabilidad, daban De-sarrollo, y donde han venido destruyendo también otro Estado? Así como destruyeron Libia, ahora están destruyendo Siria. Y Siria resistiendo todavía con el Presidente Bashar al-Asad.

Pero, para destruir esos Estados ¿qué hicieron? Armaron, entrenaron a los terroristas. Ellos los armaron y los entrenaron, las Potencias europeas, y la Potencia norteamericana. Todavía tienen algunos Programas entrenándolos, pero vienen, y esas Fuerzas que desataron tienen su propio objetivo.

Pensaban los yanquis y los europeos que esa gente se le iba a postrar para servirles a ellos. Tienen su propio objetivo que tiene que ver con miles de años, Culturas, Religiones, y se ha desatado entonces una ola de ataques, de ataques tan brutales como los que lanzaron y han lanzado los Estados Unidos y Países Europeos cuando han bombardeado Ciudades enteras y han matado a miles de [email protected], Hombres, Mujeres, Niñ@s en toda esa Región.

Ahora, este llamado Estado Islámico ha lanzado ataques últimamente en Francia, y antes había lanzado ataques en España y en Inglaterra. Es decir, ya habían lanzado antes ataques, pero es que como devastaron toda esa Región, la gente desesperada sale huyendo a Europa para protegerse.

Y ahora frente a estos últimos ataques ¿qué nos están diciendo? ¿Que nos dicen a [email protected]? Bueno, que tenemos que participar, y [email protected] lógicamente no estamos esperando que nos lo digan, pero cuando nos lo dijeron, ¡claro que sí! participar en lo que son los Mecanismos; crear Mecanismos para poder identificar bien la emigración ilegal en Nicaragua.

Porque ahora está el temor en los Estados Unidos de Norteamérica, que a través de la emigración ilegal... ¡porque hasta aquí viene gente de África! La gente que va de África a Europa, muchos de ellos no se quedan allá sino que después se vienen para acá, buscando los Estados Unidos, talvez para buscar trabajo la mayoría de ellos, pero de repente por ahí puede venir también gente del Estado Islámico.

Entonces ahora, hemos formado Unidades Especiales para compartir información con los Estados Unidos. Cuando vienen inmigrantes ilegales aquí ya no es cuestión de buscar cómo sacarlos rápido, si no ahora va a haber que retenerlos más tiempo.  Retenerlos más tiempo significa más gasto para Nicaragua en alimentación para esos emigrantes ilegales, más gasto para Nicaragua porque habrá que construir mejores condiciones en los Centros donde se lleva a los emigrantes ilegales, mientras se aclara su situación.

Ahora llevará más tiempo porque hay que intercambiar información, y hasta que tengamos la información clara ya se dará el paso correspondiente con esos inmigrantes ilegales, de acuerdo con la Ley. O sea, más trabajo para Nicaragua, más costos para el Presupuesto de Nicaragua... ¡sí, más costos para el Presupuesto de Nicaragua!

Mientras tanto, las cárceles reventando de prisioneros, y nosotros corriendo con nuestros propios recursos a buscar cómo construir mejores condiciones en las cárceles. Y los reos con toda razón en muchos casos amotinándose, ¿por qué? Porque están totalmente hacinados. Esa es una realidad. Pero nadie da un peso para construir cárceles, y cuánta gente está detenida aquí por narcotráfico y crimen organizado.

¿Y a quién le estamos cubriendo las espaldas nosotros en esta lucha? A los Estados Unidos, porque toda esa droga tiene su gran mercado en los Estados Unidos. Y cuanta más gente involucren en el narcotráfico y el crimen organizado aquí nos hacen un daño social, un daño cultural, un daño humano, porque van contaminando con la peste a segmentos de la Población que se comprometen con estos grupos.  Y nos obligan a que la Policía se dedique a destinar más recursos, ya no solamente para proteger a la Población de los que roban, de los que asaltan, sino también para proteger a la Población, al País, y proteger a los Estados Unidos del narcotráfico y del crimen organizado.

Y ahí estamos destinando recursos con fondos propios del Pueblo nicaragüense, del Estado nicaragüense, para la Policía y para el Ejército, que es parte en la Doctrina Nacional de Seguridad Soberana del combate al narcotráfico y el crimen organizado.

Esos recursos mejor los destinaríamos para fortalecer el Batallón Ecológico, y que el Ejército pueda contar con más Compañ[email protected] protegiendo nuestras Zonas de Reserva, ¡pero no es posible! ¿Por qué? Porque los nuevos gastos nos obligan más bien a recortar los Gastos Sociales.

Y aun así, el Presupuesto que tiene la Policía y que tiene el Ejército, es un Presupuesto ínfimo. O sea, aquí se trabaja con el Alma sobre todo, con el Corazón, con la Conciencia, con Vocación; con Vocación llena de Valores Cristianos; con Espíritu lleno de Principios Socialistas; con Prácticas Cristianas llenas de lo que es la Solidaridad. Ahí está nuestra Fuerza, nuestra Fuerza está en Cristo, está en esos Valores. De ahí sacamos la Fortaleza, para ir adelante librando estas Batallas.  

Bueno, escuchamos el Mensaje de nuestra Compañera Comisionada General Aminta Granera, un Mensaje que resume lo que es la razón de ser de la Policía Nacional, ¡con toda claridad la razón de ser! Sus Raíces en la Historia de nuestro País, en la Cultura de nuestro País, en los Valores Revolucionarios.

Escuchamos el Mensaje de Su Eminencia el Cardenal Miguel, siempre un Mensaje lleno de Amor por este Pueblo. Él, que fue determinante en la Lucha por la Paz en nuestro País, en el Proceso que llevó finalmente a que cesara la guerra en nuestro País. Cuando yo le pedí al Cardenal en ese momento si podía él presidir la Comisión Nacional de Reconciliación, eran momentos de guerra, y él no dudó, y dijo, que con gusto presidía la Comisión Nacional de Reconciliación.

Y siendo nuestro Pueblo un Pueblo Cristiano, Católico, y Evangélico, entonces hablé con el Reverendo Gustavo Parajón que en Paz Descanse, y le pedí que él formara parte de la Comisión. Y él aceptó. Y fueron ellos determinantes, en primer lugar el Cardenal, lógicamente, por su Autoridad Moral, por su Ética, por su Firmeza, por su Fortaleza Moral. Y hemos escuchado el Mensaje del Cardenal, un Mensaje de Aliento, una Oración de acompañamiento para [email protected] ustedes, [email protected] [email protected] que se están graduando.

Ya la Compañera Aminta ha saludado a [email protected] los que nos acompañan, y quiero saludar aquí nuevamente a esta Madre Heroica, Diega del Carmen Mendoza López, madre de ese Héroe de la Juventud nicaragüense y del Pueblo nicaragüense, Walter Mendoza. Gracias, querida Madre, por haberle dado a esta Patria un Héroe como Walter.  Saludamos también a la Hermana de Walter, Salvadora Leonor Ruiz Martínez.

Y le damos nuestro Abrazo y nuestro Saludo a la Hermana Zenelia del Carmen Valle Carrasco, Madre Heroica, Madre Heroica,  Madre Heroica, del Suboficial Kevin Esaú Valle Carrasco que entregó su Vida en cumplimiento del Deber, este muchacho de 20 años del cual hablábamos. También acompañan a la madre [email protected] [email protected] de Kevin, Esler Daniel, José Magdiel, Tania Valeska, [email protected] de apellido Hernández Valle; [email protected] de nuestro Héroe, ¡Héroe del Pueblo, Héroe de la Nación!

Les voy a pedir ahora, [email protected] [email protected], [email protected] [email protected], que se pongan de pie que vamos a hacer la Promesa de Ley: ¿Prometen, ante Dios, ante la Patria, ante el Pueblo y las Familias nicaragüenses; prometen ante nuestros Héroes y Mártires, respetar la Constitución, las Leyes, los Derechos y las Libertades del Pueblo, y cumplir fielmente las Misiones encomendadas bajo los Principios Fundamentales de la actuación de la Policía Nacional, revestidos por el lema de Honor, Seguridad, Servicio? ¡Sí, prometo!

Si así lo hacen, que la Patria y el Pueblo lo reconozcan, si no, que ellos se lo demanden. Están juramentados. Gracias.