La Jefa de la Policía Nacional de Nicaragua, Primera Comisionada Aminta Granera, aseguró que los 35 nuevos policías que se graduaron la noche de este miércoles en la XVIII Promoción de Cadetes de la Academia de Policía "Walter Mendoza Martínez" se integran a una institución con 36 años de historia y victorias, que está sellada con la sangre de centenares de hombres y mujeres.

Durante el acto de graduación, presidido por el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, la jefa policial manifestó que los nuevos oficiales de policía alcanzan hoy un sueño y adquieren un compromiso con el pueblo de Nicaragua, representado en el Presidente Daniel.

"Hoy se integran a una institución con 36 años de historia y de victorias, sellada con la sangre de centenares de hombres y mujeres; pasan a formar parte hoy de la Policía Nacional de Nicaragua. Una Policía distinta a las otras policías. Yo diría única. Cuya identidad está íntimamente vinculada a sus orígenes revolucionarios, cercana a la comunidad, trabajando con ella y por ella para su tranquilidad", aseguró Granera.

La jefa policial detalló que en total se están graduando 35 oficiales de policía y 490 policías, de los cuales 147 son mujeres y 343 varones, que egresaron del IV Curso Básico Policial “Camilo Ortega Saavedra”, que se sirve en la Academia “Walter Mendoza”.

"Durante este año, nuestro Gobierno ha puesto al servicio de nuestro pueblo a mil 361 nuevos policías. Normalmente la Policía Nacional crece cada año en 500 policías; este año hemos crecido en 1 mil 361. Lo que pone de manifiesto la preocupación por la seguridad ciudadana, por la seguridad de las familias nicaragüenses, de nuestro Presidente y Jefe Supremo de la Policía Nacional, el Comandante Daniel Ortega y de la Compañera Rosario Murillo, quien vive monitoreando las demandas de seguridad y de mayor presencia policial en todos los rincones de nuestro país y buscan ambos cómo responder a estas demandas de nuestro pueblo", expresó Granera.

"Ustedes son parte de la respuesta de nuestros gobernantes a las demandas de nuestro pueblo. ¡Gracias Comandante, gracias Compañera Rosario, por fortalecer con recursos humanos esta institución que está al servicio del pueblo de Nicaragua!”, manifestó.

La Primera Comisionada también informó que los cadetes graduados están capacitados para ejercer los cargos de jefes y jefas de sector, oficiales de asuntos juveniles, oficiales investigadores, y jefes y jefas de municipio.

"Ustedes han desarrollado competencias profesionales como miembros de la Policía Nacional, han adquirido en estos 4 años de estudio en la Academia Walter Mendoza, un conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes, conductas, destrezas para desarrollar adecuadamente las funciones y misiones que les serán asignadas, pero más aun han recibido una profunda formación doctrinal: valores primordiales, servicio, respeto, disciplina, integridad, lealtad, valentía, honor, tolerancia, solidaridad, que llevan hoy como sello indeleble que irá formando en ustedes ese carácter humanista que nos distingue y que pregona nuestro himno institucional", dijo la Primera Comisionada.

Granera sostuvo que los oficiales graduados son como savia nueva que refresca las entrañas de la Policía Nacional. En ese sentido, indicó que los miembros más antiguos de la institución tienen el compromiso y responsabilidad de transmitir a los nuevos policías la identidad y la cultura organizacional forjada con sangre y fundamentada en principios y valores que se remontan a los orígenes de la Policía Nacional.

"Ustedes, las nuevas generaciones tienen el reto de sostener, engrandecer esta Policía, una Policía fuerte, digna, con vocación de servicio, querida por su pueblo, respetada a nivel internacional y con resultados positivos en su trabajo de cara a la tranquilidad y a la seguridad de la comunidad", refirió Granera.

"Este doble compromiso será permanente, nos va a transcender en el tiempo a ustedes y a nosotros y es garantía indispensable para la estabilidad y la paz en Nicaragua; fortalecer la identidad institucional ligada indisolublemente a sus orígenes revolucionarios, y por otra parte renovarla permanentemente con el entusiasmo y el dinamismo de los jóvenes, savia nueva que se reconoce y se nutre de sus raíces", añadió.

La Primera Comisionada también informó que un 40% de los egresados del Curso Básico son hijos e hijas de Policías.

Granera agradeció al cuerpo docente de la Academia de Policía porque "en este proceso de formación fueron moldeando sus espíritus y templando sus voluntades para que ustedes, como futuros líderes de la comunidad, ejerzan el mando con dignidad, con respeto, con humanismo".

"Sean creativos en la solución de los problemas y brinden una respuesta precisa planteada con calidez, sirvan con tolerancia, justicia y equilibrio, con capacidad de proyectar acciones y resultados, sirvan con firmeza y amor, pero sobre todo con el corazón abierto de sentirse felices y dichosos de ser policías", exhortó Granera a los nuevos Policías.

"Avanzaremos a paso firme por el camino de la seguridad, la paz y la tranquilidad que todos los y las nicaragüenses nos merecemos y hemos conquistado. Mantengamos fija la mirada en el sacrificio insuperable de Sandino, de Carlos, de nuestros héroes y mártires caídos en el cumplimiento del deber, quienes son para nosotros, policías, escuela de principios, ejemplos de entrega incondicional, de amor a la patria, fuente inagotable de valores y razón suficiente para ver y vivir con esperanza nuestro futuro", concluyó la Jefa Policial.