Este ejercicio de la Fuerza Naval se basó en la puesta en práctica de los conocimientos y desempeño de efectivos militares que tras años de entrenamiento han ido mejorando en las acciones combativas en búsqueda de poder contrarrestar este flagelo que afecta a muchos países de la región.

El Capitán de Navío Salvador Santos Montoya, jefe del Distrito Naval Pacifico,  especificó que el ejercicio ejecutado por los efectivos navales es una demostración de la preparación que durante todo el año han tenido las diferentes unidades de la Fuerza Naval, actividad en la cual participaron sus diferentes componentes como unidades de Superficie, tropas navales y tropas especiales en cooperación con la Fuerza Aérea en una operación  de desembarco helitransportado.

La maniobra constó de tres etapas: captura bajo una persecución de una lancha rápida narcotraficante y en la cual se emplearon dos lanchas rápidas de la Fuerza Naval; persecución de dos lanchas que lograron alcanzar la costa y las unidades realizaron una maniobra de desembarco de costa, persecución sobre costas y paralelamente a eso se dio un desembarco de 16 hombres de Fuerzas Especiales que a través de una soga bajaron a la playa desde el helicóptero.



Las acciones anteriores llevaron a la captura de dos lanchas narcotraficantes, encontrarse con un campamente logístico de narcotráfico, capturarlo, someter a los que se encontraban en la zona y destruir el campamento.

El Capitán de Navío Santos aseveró que una operación de este tipo puede durar hasta 24 horas, pero la simulación para los medios se llevó en menor tiempo a fin de dejar evidencias de las capacidades desarrolladas por las fuerzas.

“Este es un ejercicio anual que realiza la Fuerza Naval, donde comprueba las capacidades y habilidades desarrolladas durante este periodo del primer semestre de adiestramiento, tanto de sus tripulaciones como de sus tropas de infantería de marina y tropas navales”, manifestó el Mayor General Osca Balladares Cardoza, jefe del Estado Mayor General del Ejército.

Balladares expresó que este tipo de ejercicios determinan la calificación de la unidad militar naval, un componente fundamental de ese gran muro de contención que la nación nicaragüense tiene instalado ante el narcotráfico y que hace posible los niveles de seguridad que el país disfruta en este momento.



Maniobras no son sencillas

El alto mando del Ejército aseguró que este tipo de maniobras no es tan sencilla como se hizo parecer ante los medios que presenciaron el pequeño simulacro de captura de un grupo de narcos en la Bahía de Corinto, sino que normalmente este tipo de operaciones se realizan generalmente en condiciones nocturnas con visibilidad absolutamente nula o cero, se hace mar adentro y a veces con condiciones climatológicas y de navegación muy complejas, además de que los medios con los cuales cuenta la tripulación para realizar sus trabajos son un tanto limitadas.

“La persecución no es de 20 o 30 minutos como la vieron hoy, muchas veces la persecución es de una noche entera para ir a cazar a estos elementos en la madrugada o en la mañana, de tal manera que la cosa no es simple. Como vieron hay una rutina en esto y  es que ya cuando se están viendo estos elementos atrapados (narcotraficantes) tiran la droga al mar, en la noche esto no es posible verlo y sobre todo que la persecución prioriza sobre todo a los elementos que van en las lanchas, hay que continuar detrás de las lanchas mismas hasta capturarlos y posteriormente a esto hay que regresar por la droga en horas de la madrugada o de la mañana”, indicó Balladares.



Fuerza Naval de El Salvador participa en maniobra

Por primera vez en la historia de la Fuerza Naval nicaragüense, la Fuerza Naval de El Salvador participó en este evento anual del Ejército de Nicaragua con una embarcación Guardacostas en ratificación de la relación estrecha y coordinación que se tiene con los países vecinos para enfrentar el narcotráfico.

“Con El Salvador tenemos un espacio, un cuerpo de agua importantísimo que es el Golfo de Fonseca, si bien ha sido declarado como Patrimonio Trinacional de Paz y Desarrollo, también es cierto que ahí hay una enorme cantidad de pescadores que constantemente vivimos auxiliando a través de las fuerzas navales ante situaciones de emergencia y también tenemos que protegerlo del narcotráfico”, comentó el Mayor General Balladares.



Más de 20 operativos en el año

El Mayor General Balladares detalló que los resultados de la Fuerza Naval en este primer semestre del año evidencia la eficacia del trabajo, dado que se han realizado un poco más de 20 operaciones, teniendo resultados tangibles en 12 de ellas con la incautación de 3,467 kilogramos de cocaína, 15 medios navales ocupados, la captura de 11 elementos vinculados al mismo y una cantidad de pertrechos que incluyen visores nocturnos y otros medios más sofisticados, los que determinan que el narcotráfico también va incrementando sus capacidades para poder premiar un poco este muro de contención instalado.

Señaló que las mayores operaciones de la Naval se han desarrollado en el litoral Caribe nicaragüense, pero que no se descuidar el pacifico, porque las cuando las cosas se complican en el atlántico la afluencia de droga por el pacifico se evidencia nuevamente.

Balladares afirmó que otro elemento importante que se trabaja con la Fuerza Naval de El Salvador es evitar que ante el incremento de las operaciones contra las maras y la delincuencia en El Salvador, estos elementos a través del Golfo de Fonseca puedan venirse para Nicaragua, “de tal manera que creemos que la participación por primera ocasión en esta maniobra de un medio de la Fuerza Naval de El Salvador simboliza ese estrecho lazo y de cooperación que tenemos”.