El experto en derecho internacional Mauricio Herdocia, señaló que la propuesta y posición del Gobierno de Nicaragua está basada en derecho y que la misma busca analizar la migración irregular como un problema que debe visto de forma regional, donde también debe involucrarse Estados Unidos y otras naciones vecinas a Centroamérica.

"Nicaragua está exponiendo lo que ha sido su posición tradicional sobre el tema, manifestando que aquí estamos hablando de un flujo migratorio que no puede ser trasladado de un país a otro sin los debidos acuerdos para el ordenamiento de este flujo y que hay que procurar trabajar en esa dirección, y además el comunicado coloca un énfasis importante en tener una visión muchísimo más amplia", destacó Herdocia.

El experto considera que no se puede reducir el tema a los migrantes de ciudadanía cubana y que en el caso de las naciones centroamericanas, también se debe buscar la protección de nuestros ciudadanos que buscan el territorio norteamericano.

“Ese es uno de los aspectos más importantes, el Gobierno de Nicaragua dice que considera indispensable se aplique en la reunión una visión amplia, que incluya el reconocimiento de los derechos humanos de nuestros hermanos centroamericanos que buscan llegar a los Estados Unidos”, manifestó Herdocia.

Subrayó que la migración irregular debe ser vista como un tema global y regional, ya que no solamente es la migración de cubanos, ni tampoco en torno a Nicaragua y Costa Rica.

“Esto no es solamente un tema de migración de ciudadanos cubanos, tampoco es un tema entre Costa Rica y Nicaragua, es un tema que involucra sustancialmente a los Estados Unidos y eso lo señala el comunicado nicaragüense, en el sentido de que Estados Unidos, al abrir la ley, debió haber hecho una concertación de carácter regional, es decir buscar una salida regional que apoyara este flujo de migrantes o bien tomar otras acciones que le permitieran a los ciudadanos cubanos transitar en las mejores condiciones posibles, incluyendo la posibilidad de la visa directa en vez de someterlos al suplicio de pasar por cinco, seis o siete países”, dijo.

Considera que si Estados Unidos emite una ley que permite la llegada de cubanos a su territorio, debe contribuir a garantizar que ese flujo de migrantes se produzca de forma segura, ordenada y con acuerdos.

Destacó que Nicaragua ha abordado muy responsablemente el tema, al indicar que la situación debe ser valorada de forma amplia por todas las naciones involucradas y no solamente por dos países.

“Lo que hemos visto y en esto no hay que perderse, hay una ampliación de la visión, se está llamando a ver esto con una visión más global, a buscar soluciones regionales en donde participe Estados Unidos y donde se tome en cuenta a las poblaciones migrantes centroamericanas y no solo las cubanas, además de eso se cuente con el apoyo de la comunidad internacional para obtener los recursos necesarios para apoyar estos flujos migratorios que por supuesto deben ser realizados en un contexto de respeto a los derechos humanos y bajo los principios humanitarios”, dijo.

Herdocia también coincide en el planteamiento que la migración irregular es un problema de seguridad de los países, pues es sabido que tras los migrantes se mueven red de traficantes de personas y del crimen organizado que suponen un peligro para la seguridad de los [email protected]

Concluyó diciendo que ante una crisis originada por la migración, se debe tomar en cuenta que cada Estado es dueño de su política migratoria.

“Una primera fase del conflicto viene dirigida a mostrar lo que en efecto es correcto, que son poblaciones que no han sido objetos de acuerdos con Nicaragua y que vienen de Costa Rica, esa es la primera fase del tema, después creo yo que hemos evolucionado todos a entender que aquí hay otros intereses y una visión más amplia que ya Nicaragua está señalando”.