El análisis de los datos de vuelo registrados ha demostrado "inequívocamente" que el avión militar ruso Su-24 no violó el espacio aéreo turco, según informa el Ministerio de Defensa de Rusia.

“El avión militar ruso Su-24 regresaba a la base aérea de Jmeimim cuando fue derribado por un caza turco F-16 en el territorio de Siria", ha señalado el Ministerio de Defensa, que ha agregado que "el análisis de los datos de vuelo registrados han mostrado claramente que no ha habido una violación del espacio aéreo turco", según ha publicado RIA Novosti.

Este martes varios medios informaron citando a la televisión turca que un avión militar no identificado se había estrellado en Siria cerca de la frontera con Turquía. Más tarde, el Ministerio de Defensa ruso comunicó que se trataba de un bombardero táctico Su-24 perteneciente a la Fuerza Aérea rusa.

Según el Ministerio citado por la agencia de información RIA Novosti, el avión siniestrado, un SU-24, volaba exclusivamente sobre el territorio de Siria y no violó la frontera con Turquía, tal como señalan medios objetivos de control. Los dos pilotos de la nave han logrado eyectarse del aparato.