Un total de 14.6 millones de quintales será la producción de la actual zafra azucarera en Nicaragua, lo cual es bastante alto si se toma en cuenta el problema de la variabilidad climática.

Según Mario Amador, Presidente del Comité Nacional de Productores de Azúcar de Nicaragua (CNPA), esta producción es menor que la del año pasado, pero superior a lo que se había anticipado.

Amador expresó que la proyección de 14.6 millones es preliminar, ya que se prevé pueda incrementarse debido a las lluvias que se están presentando en las zonas de cultivo.

Las lluvias “han sido positivas, nos han permitido, pues, que las cañas sufran un poco menos el estrés que habían tenido en los meses de julio, agosto y septiembre, que habían sido meses de muy poca lluvia”, explicó Amador, durante un encuentro del Sistema Nacional de Producción, Consumo y Comercio, el cual aglutina tanto a los productores como a las instituciones del Gobierno.

El productor Ramiro Gurdián certificó que las últimas precipitaciones han “cambiado bastante el panorama”.

“Se miraba bastante daño en varios cultivos (pero) se ha recuperado algo. No se va a recuperar todo, pero sí han sido muy beneficiosas estas lluvias”, afirmó.

El titular de Fomento, Industria y Comercio, Orlando Solórzano, expresó que la producción de azúcar será un 5% menos que la del año pasado, aunque esta es mínima si se toma en cuenta el panorama esperado.

“Se espera que quizá podamos llegar hasta los 15 millones de quintales”, refirió.

Para Solórzano, otro aspecto que hay que tomar muy en cuenta y que corre a favor de la producción nacional, es que los precios internacionales del azúcar están mejorando.