La feligresía católica de Corinto, en el departamento de Chinandega, por cuarta vez consecutiva festejó a la Virgen del Trono con una peregrinación acuática en la que los feligreses recordaron la primera ocasión en la que la imagen llegó a tierras nicaragüenses.

La peregrinación inició en las costas de Corinto realizando un recorrido a bordo de pequeñas embarcaciones hasta llegar a la comunidad el Realejo donde fue recibida con mucho gozo por los pobladores del sitio, quienes a su vez arreglaron las calles con flores, establecieron ferias y pequeños altares para darle la bienvenida a la Madre de Dios, la que les ha concedido grandes milagros.

"Estamos conmemorando el aniversario de la llegada de la patrona de Nicaragua, la que era propiedad de Santa Teresa de Ávila y que ahora es un orgullo tenerla entre nosotros, es expresión de fe y amor a la Virgen María, con esto damos inicio a todas las festividades marianas, es muy importante porque cada año se agregan más personas a esta expresión de fe y porque a través de ella tenemos la cercanía a Cristo Nuestro Salvador y asumimos a su vez ese compromiso como cristianos", destacó el padre Juan Carlos Castillo, párroco de la iglesia Santiago Apóstol.

La Virgen del Trono se hizo acompañar por pobladores de diferentes sitios del departamento asi como de los hermosos cantos a la Purísima y el infaltable estallido de la pólvora la cual daba un toque particular a la celebración.

"Vengo desde Chinandega y nos sentimos gozosos de contar con la visita de nuestra patrona, siempre la acompañamos y le pedimos por nuestro país, que nos llene de bendiciones, es primera vez que la Virgen quiso que yo tomara la procesión acuática porque en otras ocasiones no lo pude hacer y pues es más que todo la fe que le tengo a mi virgencita lo que me trajo hasta aquí", manifestó Josefa Reyes Lindo.

"Hoy hemos revivido el recorrido que hizo nuestra patrona la primera vez que vino a nuestro país, soy Chinandegana y ya son cuatro años los que llevamos de asistir acompañar a nuestra madre Purísima es una manera de honrarla y agradecerle muchas bendiciones brindadas", destacó Migdonia Valle.

"Esta es una celebración que se comparte en familia, es una tradición implementada por los periodistas de occidentes quienes mantienen ese fervor mariano a nuestra Madre Santísima y quien es la patrona la que cuida de nosotros ", señaló Miriam Casco.

Una vez que la imagen entró a la comunidad del Realejo, el parque central fue el escenario donde se desarrollaron un sinnúmero de actividades en agradecimiento del pueblo para con la madre del Redentor.