Los inviernos con las calles encharcadas y los veranos polvorientos han quedado en el pasado para varias familias del barrio Oronte Centeno, del municipio de Tipitapa, quienes este domingo, junto a las autoridades locales, inauguraron 200 metros lineales de adoquinado.

Este proyecto era de vital importancia, ya que los pobladores aseguran que en invierno se deja venir una fuerte corriente de agua que terminaba desbaratando las calles, las cuales, antes de esta obra, quedaban prácticamente intransitables.

“La calle estaba llena de charcos, pero gracias a Dios ya la repararon, y eso es un gran beneficio para nosotros, antes los niños se enfermaban, y los vehículos ni entraban”, expresó Jessenia Matamoros.

Los habitantes del sector habían demandado el mejoramiento de la calle, ya que al ir a trabajar o acudir a la escuela significaba casi con seguridad enlodarse o bien tener que esquivar el agua estancada.

“Usted sabe que donde hay charcos siempre están las enfermedades. Ahora ya estamos más tranquilos con las calles adoquinadas”, manifestó por su parte Jorge Zelaya.

Otro aspecto importante es que calles nuevas como estas también representan un cambio de rostro para esta parte del barrio.

“Ahora se ve más bonito, vamos a vivir mejor y más tranquilos aquí en el barrio”, indicó Gerardo Ramírez, otro de los protagonistas de esta restitución de derechos.