El corte del suministro de electricidad a Crimea es un acto terrorista, comentó este domingo a RIA Novosti el presidente adjunto del Comité de Defensa y Seguridad del Consejo de la Federación (Senado) de Rusia, Franz Klintsévich.

"Nadie ha dudado de que los nacionalistas ucranianos no se limitarán a bloquear el suministro de víveres a Crimea e intentarán organizar un bloqueo energético, lo confirman sus propias declaraciones", dijo el senador y calificó como "un auténtico acto terrorista" la explosión de torres de alta tensión sucedida el viernes en la provincia ucraniana de Jersón, cerca de la frontera de Crimea.

Según el senador, Kiev o no controla en absoluto la situación o ha provocado intencionadamente esta avería.

Unos desconocidos dinamitaron en la zona fronteriza de Ucrania varias torres de alta tensión que proveen de electricidad las regiones meridionales ucranianas y también Crimea.

Junto con las brigadas de reparación al lugar de la avería arribaron unos "activistas" decididos a impedir la reanudación del suministro de luz a la península.

A las 10 GMT en Crimea quedaban sin electricidad más de 1,6 millones de habitantes y casi 500 instalaciones de importancia social, incluidos jardines de infancia, escuelas y otras, según datos del Ministerio de Energía de Rusia.

Según datos de última hora, unos desconocidos obstaculizan el comienzo de las obras de reparación de las torres de alta tensión.

"Nuestro equipo está listo a acometer el trabajo, pero las personas que se encuentran allí impiden su acceso", dijo en rueda de prensa el subdirector general de la empresa ucraniana Ukrenergo, Yuri Kásich.

Crimea depende en un 70 por ciento de la electricidad ucraniana. En lo que resta del año, Rusia tiene previsto lanzar la primera línea de suministro eléctrico a la península desde su territorio, con capacidad de 400 megavatios.

Una segunda fase, que permitirá duplicar la capacidad, debe estar lista en verano de 2016.