El presidente de China, Xi Jinping, condenó hoy enérgicamente el ataque terrorista perpetrado contra el hotel Radisson Blu de Bamako, capital de Mali, en el que fueron asesinadas 27 personas, incluidos tres ciudadanos de esta nación.

El gobernante expresó sus profundas condolencias a las familias de las víctimas mientras ordenó intensificar los esfuerzos destinados a garantizar la seguridad de los habitantes y las organizaciones nacionales en ultramar.

China mejorará la cooperación internacional para terminar con las actividades terroristas que asesinan a inocentes y para salvaguardar la paz y la estabilidad del mundo, dijo Xi.

Igualmente este sábado el primer ministro chino, Li Keqiang, extendió su pésame a las familias de los fallecidos en ese crimen y dictaminó a los departamentos relacionados que resuelvan las secuelas de manera apropiada.

También instó a adoptar medidas sustanciales para proteger a los nacionales chinos en el exterior.

Las tres víctimas de nacionalidad china eran altos ejecutivos de la Corporación de Construcción de Ferrocarriles de este territorio.

En la mañana de hoy, la cancillería china confirmó que otros cuatro ciudadanos chinos, también tomados como rehenes, fueron rescatados.

Este viernes, unas 200 personas que se encontraban en el hotel Radisson Blu en Bamako, Mali, fueron retenidas a la fuerza, entre ellos 140 huéspedes de Francia, China, Bélgica, Turquía y otras nacionalidades.

Los muertos suman 27 aunque se desconoce si en esa cifra están contemplados dos atacantes que perdieron la vida en el hecho violento.

Un comando perteneciente a la alianza de los grupos terroristas Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) y Al Murabitun, se reivindicó el ataque.