La intransigencia de Costa Rica sigue dejando graves consecuencias y esto lo viven en carne propia los migrantes cubanos que están siendo víctimas de personas inescrupulosas, que al verlos perdidos en la selva o carreteras, están aprovechando para robarles, golpearles y ultrajarlos.

La tarde de este viernes, cinco [email protected] fueron regresados a la frontera sur en Peñas Blancas, después de ser encontrados por una patrulla policial nicaragüense en el sector de la carretera a Sapoá, tras ser asaltado y despojado de sus pertenencias por delincuentes vinculados a la red de traficantes de personas que operan desde Costa Rica.

La ciudadana cubana Rosabel Ruiz, relató la terrible experiencia que le tocó vivir tras ser lanzada a cruzarse la frontera y dejados [email protected] por la red de mafiosos que opera desde Costa Rica.

"Nos apuntaron con pistolas y nos dijeron que le entregáramos todo, andaban con armas y cuchillos, de hecho yo sólo tengo lo que ve ven puesto y nada más", relató Rosabel, que además aseguró que los traficantes de personas los dejaron solos en la montaña.

"Nos dejaron botados como perros los del otro lado (señala la zona tica), allá en Costa Rica nos agruparon de un solo".

Dijo que Costa Rica debería resolverles, ya que no quieren estar violentando las leyes de ningún país.

Otro persona que sufrió robo es Julio César Luna, quien también pidió una solución a la situación que viven, por culpa del gobierno costarricense.

"No queremos violar las leyes de ningún país y aunque pongamos en riesgo nuestras vidas queremos llegar a Estados Unidos", señaló Luna.

El gobierno de Guillermo Solís en un acto de mala fe y con clara intención de crear una crisis humanitaria, forzó a miles de migrantes cubanos a ingresar ilegalmente a Nicaragua, violentando y transgrediendo nuestra soberanía y leyes en materia migratoria.