La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación, destacó que en las últimas horas en todo el territorio nacional se han registrado lluvias, las cuales, si bien traen muchos beneficios, también han provocado algunas afectaciones como parte de la variabilidad climática.

Rosario indicó que en Managua se reportan 10 barrios y 34 viviendas afectadas; de estas, 1 colapsada, 1 semidestruida, 32 anegadas. A ello hay que agregar sedimentos y escombros en calles y pistas principales.

Sin embargo, a nivel nacional se reportan un total de 17 barrios y 56 familias afectadas, 55 viviendas anegadas si se le suman los daños en Jinotega y Bluefields. En Bluefields también hay 9 familias albergadas, y pozos de agua y letrinas afectados.

La Compañera explicó que las lluvias son producto de un centro de bajas presiones, el cual continuará desplazándose por el país y por tanto trayendo condiciones para más precipitaciones.

“Creemos nosotros que esta agua que nos llega es agua bendita y que debemos estar agradecidos, contentos, como contenta está la naturaleza que renace y reverdece”, afirmó.

Al respecto, manifestó que el doctor José Milán, asesor científico del Ineter, explica que los pronósticos tienen una condición impredecible, es decir, hay una especie de “locura climática”.

“Nos encontramos bajo efectos de esos centros de bajas presiones en noviembre y en algunas partes estas lluvias, las lluvias provocadas por las bajas presiones, han llegado a ser muy fuertes. Estos fenómenos, dice el doctor Milán, pueden durar varios días hasta que las altas presiones vuelvan a instalarse en el Océano Atlántico. Son condiciones de irregularidad con la presencia de El Niño influyendo, primero en disminución de lluvias y luego en lluvias y temporales a destiempo”, refirió.