Un gran despliegue policial está desarrollándose este viernes en Managua con el objetivo de resguardar la seguridad de las familias que están retirando el aguinaldo entregado de manera adelantada por el Gobierno Sandinista.

Los puntos prioritarios para la Policía Nacional son los mercados, los centros comerciales, las paradas de buses y las instituciones bancarias.

Según el comisionado mayor Manuel Zambrana, segundo jefe de la Policía en Managua, este plan responde a una orientación del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, de cara a que puedan efectuarse todas las actividades con la mayor tranquilidad posible.

Unos de los lugares de mayor importancia a resguardar son los mercados, donde el aguinaldo que entrega el Estado empezará a dinamizar el comercio.

En el Mercado Mayoreo 50 están trabajando en regulación operativa, vigilancia y patrullaje y terminal de buses.

Sin embargo, Zambrana, manifestó que en toda la capital hay miembros de la Policía desplegados con vestimenta de civil para poder detectar cualquier acto que atente con el aguinaldo de los miles de trabajadores del Estado.

Denis Duarte, gerente general del Mercado Mayoreo, explicó que en este centro de compras hay aproximadamente 6 mil comerciantes, trabajadores por cuenta propia y transportistas, y una circulación diaria de 25 mil clientes.

Duarte aseguró que la cantidad de dinero que se maneja en el mercado es enorme.

Agregó igualmente que los comerciantes han contratado personal de seguridad para apoyar a la institución policial en la labor de seguridad ciudadana. La inversión en este plan interno es de unos 40 mil córdobas en el mes.

Para los comerciantes el despliegue policial es fundamental ya que garantiza que ni ellos ni los compradores corran el riesgo de asaltos.

“Le damos gracias a Dios, al gobierno, a la (Primera Comisionada) Aminta Granera, por enviar a la Policía y que van a resguardar a la población con el aguinaldo”, dijo Kenia Espinal.

Esta comerciante afirmó que para este época del año se ve un aumento de “las gancheras” (mujeres asaltantes), de tal forma que con el trabajo de la institución la esperanza es que se logre controlar este delito.

Los comerciantes también aseguraron que el plan permitirá que más compradores lleguen al mercado.

“Claro, si anda la Policía la gente viene a comprar, pero si la gente ve que no hay seguridad pues prefiere quedarse en su casa”, señaló María Ester Hernández.