Varios yihadistas abrieron fuego este viernes por la mañana en el hotel Radisson de Bamako, en pleno centro de la capital de Malí, y retuvieron por varias horas a 170 rehenes. Hay tres personas muertas, según reportan los medios de comunicación.

Las últimas informaciones sostienen que 80 personas fueron liberadas, aunque los dueños del hotel creen que aún hay 125 huéspedes y 13 empleados dentro del edificio.

Dos ciudadanos de Mali y un ciudadano francés han muerto en el ataque contra el hotel, informó la cadena France 24.

Desde el exterior de este hotel de 190 habitaciones se escuchaban disparos de armas automáticas. "Sucede en la séptima planta, unos yihadistas están disparando en el pasillo", declaró una fuente de seguridad. La zona está acordonada por la policía.

Se acercaron al hotel y empezaron a disparar contra las guardias, causando dos heridos graves y otros dos heridos leves, mientras que el resto de guardias huyeron de la zona.

Según una fuente de seguridad malí, los atacantes entraron en el recinto del hotel a bordo de un coche con matrícula diplomática.

"Tres rehenes resultaron muertos", dijo el portavoz del Ministerio de Seguridad y añadió que sus nacionalidades están siendo verificadas. "El asalto acaba de ser lanzado y las fuerzas especiales pudieron liberar a diez personas", agregó, y estimó que los asaltantes eran "dos o tres".

Medios reportaron la liberación de cerca de 80 personas, luego de varias horas de secuestro por parte de la célula yihadista, que dio preferencia a "aquellos capaces de citar de memoria versos del Corán, según Reuters.

Entre los rehenes de los yihadistas figuran, según ha trascendido, varios ciudadanos estadounidenses, militares franceses, empleados de Air France, empleados de la empresa aeroespacial Thales, seis empleados de Turkish Airlines, y al menos 10 ciudadanos de China.

El Radisson, que aloja por lo menos 170 personas, de mayoría extranjeros, es considerado como el hotel más seguro de la capital, y situado en una zona de lujo donde abundan hoteles, bancos, bares y restaurantes.

Un importante dispositivo se desplegó en esa zona de la capital de Mali. Las fuerzas de seguridad están intentando entrar en el hotel desde donde se han escuchado varios disparos.

Testigos en la zona dijeron que la policía había rodeado el hotel y estaba bloqueando las vías que conducen al barrio.

La Embajada de Estados Unidos dijo en Twitter que estaba "al tanto de una operación activa con hombres armados en el Hotel Radisson" e instruyó a sus ciudadanos a permanecer en el interior de sus viviendas.

En 2012, varios grupos yihadistas vinculados a Al Qaida se apoderaron de zonas del norte de Malí. Muchos de ellos fueron expulsados gracias al lanzamiento en enero de 2013 de una operación militar internacional a iniciativa de Francia y todavía en vigor.

Pero quedan zonas fuera del control de las fuerzas malíes y extranjeras. Por un tiempo los ataques yihadistas se concentraron en el norte pero desde el comienzo de 2015 se fueron extendiendo al centro, y desde junio al sur del país.