El rápido rescate del niño Arún Gutiérrez, quien había sido secuestrado por su papá, el ciudadano de origen alemán Michael Sahm, y la posterior entrega a su progenitora, Ximena Gutiérrez, es un símbolo de que el Gobierno Sandinista se preocupa por el reencuentro de las familias nicaragüenses.

A criterio de los diputados de la Asamblea Nacional el modelo de resguardo familiar desarrollado por el gobierno es el que permitió que esa situación llegara a feliz término.

La Presidenta de la Comisión de Mujer, Juventud, Niñez y Familia, diputada Martha Marina González, recordó que el padre de Arún buscó todos los medios posibles para llevárselo del país, aún cuando Ximena Gutiérrez le daba todas las facilidades para ver al niño.

González refirió que si no fuera por la entrega de la Policía Nacional y funcionarios como la Ministra de la Familia, Marcia Ramírez, difícilmente el infante hubiera retornado al seno de su hogar.

“Esto responde a que somos un Gobierno realmente sensible, solidario, que actúa con amor, con afecto, con cariño y que responde a lo que el pueblo le ha mandatado; en este caso a darle seguridad a los niños, a las niñas, a las mujeres, a los hombres y a todo el pueblo en general”, subrayó la diputada.

Una muestra de la credibilidad del Gobierno

En los mismos términos se expresó el diputado sandinista Carlos Emilio López, miembro de la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos del Parlamento.

“Esa alegría de Ximena al encontrarse de nuevo con Arún es un ejemplo de la alegría que tienen las familias nicaragüenses de vivir en paz, de vivir en fraternidad, de vivir en seguridad”, afirmó.

Es importante enfatizar que una vez de conocido el caso, inmediatamente se activaron la Policía Nacional y todas las instituciones del Gobierno hasta que lograron localizar a Arún en México.

“Eso muestra la credibilidad, el prestigio que tienen las instituciones de nuestro gobierno a nivel internacional”, añadió López.

Gobierno no permite que se violenten los derechos de una madre

Para el diputado independiente Wilfredo Navarro, fue vital el rápido accionar de la Policía y su coordinación con los demás países de la región.

“Lo que se está demostrando es que este gobierno no va a permitir que se violenten los derechos de la madre o del padre cuando han sido declarados judicialmente, porque en este caso la patria potestad y la guarda la tenía la madre, entonces el padre al secuestrar al niño cometió un delito y debe de ser procesado por las autoridades”, dijo Navarro.