Al inaugurar la reunión, Daniel saludó a los mandatarios Mauricio Funes, de El Salvador; Porfirio Lobo, de Honduras; quienes estuvieron presentes al inicio de la Cumbre y envió saludos a los presidentes Otto Pérez, de Guatemala; Ricardo Martinelli, de Panamá; y Laura Chinchilla, de Costa Rica.

Asimismo saludó al Secretario General del SICA, Juan Daniel Alemán; al Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza; y a los cancilleres y ministros presentes de todas las delegaciones que participan en la Cumbre, destacando la presencia de la Delegación de República Dominicana a cargo de la Viceministra Clara Quiñonez de Longo.

Al terminar de saludar y presentar a todos los asistentes, el mandatario nicaragüense destacó los puntos de agenda que se abordaron en la Cumbre.

Entre estos temas, se encuentran la Estrategia de Seguridad de Centroamérica; la discusión de un Plan Regional de Seguridad Alimentaria y Nutricional; la propuesta de Plan Semestral de Continuidad de la Agenda del SICA.

El Presidente Daniel anunció también la exposición del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, sobre el tema del narcotráfico y el crimen organizado.



República Dominicana ha dado grandes pasos para integrarse a Centroamérica

En su intervención durante la Cumbre, el Presidente Daniel destacó el papel que ha jugado la República Dominicana en la integración Centroamericana, especialmente durante el gobierno del Presidente Leonel Fernández.

Daniel reconoció la participación, en la Cumbre, de la Viceministra Clara Quiñonez de Longo, “una mujer dominicana identificada totalmente con este proceso de integración regional, donde Dominicana ha dado grandes pasos para integrarse aun más  con la región centroamericana”.

En ese sentido reconoció el esfuerzo del gobierno de República Dominicana y dijo estar seguro que el próximo mandatario de ese país le dará continuidad al proceso de integración entre República Dominicana y Centroamérica.

Tenemos que enfrentar el flagelo del narcotráfico

El presidente Daniel reiteró que con la reunión de mandatarios y delegados ante el SICA, se le da continuidad a la batalla contra el flagelo que para la región significa el narcotráfico y el crimen organizado.

Señaló que tanto el crimen organizado como el narcotráfico son “el mayor obstáculo que tenemos que vencer para seguir consolidando a la región centroamericana en un proceso de Paz, de estabilidad que nos permita a la vez crear más riqueza, distribuir mejor esa riqueza y que ella también nos ayude a profundizar la democracia con la participación de todos los sectores de la sociedad en cada país centroamericano”.

“Todos aspiramos a ello, todos estamos trabajando por ello, en este 25 aniversario (de Esquipulas), ha habido enormes avances”, destacó Daniel y agregó que tras abrir el camino de la región por sendas de Paz “es hora de continuar avanzando por estos nuevos derroteros, que nos traen a estas reuniones a abordar todos estos temas que son del interés de todo nuestro pueblo”.



SICA respalda propuesta sobre seguridad alimentaria


Ante la propuesta presentada por el Presidente Mauricio Funes, sobre la creación de un mercado centroamericano común, Daniel dijo estar seguro que la misma tiene una acogida total, puesto que se trata de un planteamiento para que los centroamericanos trabajen juntos en el tema de los alimentos.

Comentó la situación que en días anteriores se vivió en Nicaragua, referente a las demandas de los productores de frijol para vender su producto a mejores precios.

Al respecto, el Presidente señaló que la solución a problemas como ése es la creación de una política de producción de alimentos de carácter regional.

“Una política de precios para estimular la producción de los alimentos, una política de incentivos y una política de mercados que le asegure a esos productores un precio promedio justo, que los estimule a continuar produciendo y que eso nos dé esa seguridad a nosotros, porque tenemos las condiciones para la seguridad agroalimentaria en la región centroamericana”, aseguró el Comandante Daniel.



La integración es hacia la unidad centroamericana


El Presidente Daniel manifestó que los pueblos centroamericanos vamos caminando hacia la Paz, por la integración centroamericana y resaltó que “la integración es hacia la unidad centroamericana”.

Aprovechó para destacar el papel que jugó el ex presidente Oscar Arias, de Costa Rica, quien fue otro de los líderes que se entregó de lleno al proceso de Paz.

“Ahí hubo una entrega total de los presidentes centroamericanos a favor de la Paz”, resaltó el mandatario.

Explicó que Costa Rica fue un soporte indiscutible en la batalla por la Paz, y recordó que el ex Presidente Oscar Arias recibió el Premio Nobel de la Paz, en nombre de los pueblos centroamericanos, “como una expresión clara de la decisión de paz de los pueblos centroamericanos y de sus presidentes”.

“Ahí estaba la región centroamericana recibiendo ese reconocimiento a través de la persona del presidente Oscar Arias”, comentó.

Daniel también destacó la participación de Panamá en el proceso de integración y recordó los últimos acuerdos suscritos con esa nación en Honduras.

Según el Presidente, ese fue “un paso más para lograr avanzar en el fortalecimiento de la integración, de la unidad centroamericana en todos los campos”.



Países miembros del SICA suscriben declaraciones


Finalmente el Comandante Daniel Ortega, dio a conocer las tres declaraciones que los mandatarios y representantes ante el SICA suscribieron en el marco de la Cumbre.

En la declaración final de la Cumbre del SICA, los representantes destacan el mantenimiento de la Paz como postulado fundamental de los Acuerdos de Esquipulas II, suscritos hace 25 años.

En ese sentido los presidentes reafirmaron el compromiso de mantener la Paz “firme y duradera” en la región. Asimismo expresaron su respaldo a continuar la lucha para erradicar el hambre y la desnutrición crónica.

Los mandatarios asumieron el compromiso de implementar programas de desarrollo territorial para la producción, almacenamiento y abastecimiento de alimentos a nivel familiar y comunitario, basado en las necesidades alimentarias nutricionales concordantes con la identidad cultural la protección de la salud y los recursos naturales.

Asimismo proponen la creación de mecanismos adaptación, prevención, gestión de riesgo y contingencia ante potenciales condiciones de especulación, crisis climáticas, económicas, financieras, comerciales o políticas, que contribuyan a que la región cuente con reservas estratégicas de alimentos que satisfagan las necesidades de la población.

Los presidentes y delegados también firmaron dos declaraciones especiales, en una de las cuales exhortan al diálogo para superar la crisis política entre la Corte Suprema y la Asamblea Nacional de El Salvador, así como una declaración sobre la XXIII Cumbre Iberoamericana y la celebración del V Centenario del descubrimiento del Oceáno Pacífico y del congreso internacional de la lengua española.

Esquipulas II fue una hoja de ruta para alcanzar la reconciliación

Para el Presidente de El Salvador, Mauricio Funes, los Acuerdos de Esquipulas II fueron una hoja de ruta para alcanzar la reconciliación, y el fin de las hostilidades entre los gobiernos y las guerrillas y de esa manera construir también la paz, la democracia y garantizar procesos de elecciones libres en Centroamérica.

“Yo diría que este primer acuerdo político de nuestros países significó algo así como un antes y un después en la historia centroamericana, al suscribir un tratado fundamental en los principios de la democracia. Pero básicamente su trascendencia radicó en ser un eficaz procedimiento para establecer la paz firme y duradera en Centroamérica, así reza la propia descripción de la naturaleza del acuerdo”, expresó Funes.

El mandatario salvadoreño destacó que de esos conflictos internos armados que se vivían en los años 80 se ha pasado a la convicción de que el procedimiento más eficaz y correcto de dirimir estos conflictos, y cualquier otro tipo de diferencia que separe a los países de la región, es la negociación y el diálogo, así como la no violencia.

Funes declaró que era alentador que en esta nueva etapa del SICA se están dando pasos en la dirección correcta y las democracias se han seguido afianzando en ese camino, permitiendo superar las dificultades.



Se deben crear oportunidades a los jóvenes

En el tema de la seguridad ciudadana, el gobernante salvadoreño mencionó que a diferencia de la fecha en que se firmaron los Acuerdos de Paz, mismos que fueron dedicados a las juventudes de América Central, hoy en día se vive otro drama tan sangriento y feroz como es el de la violencia desatada por las bandas armadas de narcotráfico y de otras expresiones delictivas.

“Nuestra violencia se encuentra involucrada en la mayoría de las juventudes de nuestros países, las históricas aspiraciones de estas juventudes que recogió Esquipulas II, en materia de justicia social, de igualdad de oportunidades, de educación y trabajo, se han visto y se siguen viendo frustradas”, añadió.

Explicó que la única opción es garantizar una realidad de oportunidades de educación, formación y trabajo para la juventud, involucrar a toda la sociedad detrás de ese gran objetivo.

“Nosotros estamos firmemente convencidos de que sin disminuir nuestros programas de persecución del delito, de combate de la delincuencia común y organizada, nuestra gran apuesta es a la prevención y eso pasa necesariamente el combate a la pobreza, de las desigualdades sociales y de abrir oportunidades de trabajo y de educación a nuestros jóvenes”, especificó.



Hay que incrementar la producción de alimentos

Funes enfatizó que los esfuerzos que se desarrollen en el tema la seguridad alimentaria serán importantes para la región centroamericana y que en ese sentido lo primero que se debe hacer es incrementar la producción de alimentos y encontrar mecanismos reguladores que permitan que las dificultades climáticas, o los vaivenes especuladores del mercado internacional, no tengan como resultado el hambre del pueblo como ha sido históricamente.

“Hablo de hambre porque pareciera que la palabra va perdiendo terreno en los discursos oficiales de los organismos multilaterales y de los países, nuestros pueblos no entienden lo que es la complejidad del concepto seguridad alimentaria. Nuestro pueblo además no necesita entender, nuestro pueblo lo que necesita, nuestros pueblos centroamericanos lo que necesitan es que garanticemos su acceso a los alimentos a precios accesibles para evitar precisamente el hambre. Y las debilidades de nuestras estructuras productivas se podrán superar si pensamos en un mercado común alimentario centroamericano”, reiteró el jefe de Estado de El Salvador.

Señaló que cada uno de los países tiene excedentes de producción alimentaria ya sea en maíz, frijol, arroz u hortalizas, por lo tanto crear ese Mercado Común Alimentario Centroamericano es la mejor opción para precisamente superar esas diferencias.

Lobo: Seguridad para generar crecimiento

El mandatario hondureño, Porfirio Lobo, por su parte, apuntó la necesidad de traer más seguridad a la región centroamericana, con el fin de crear más crecimiento económico y desarrollo a la región.

“Ahora el tema es entender que los pueblos centroamericanos como cualquier pueblo en el mundo solo en paz podemos avanzar […] y lógicamente sabemos que la paz se fundamenta en la justicia social y nuestros pueblos están en buenas condiciones, pues hay paz y es parte de los objetos que tenemos en estos momentos que son muy importantes para que reflexionemos y cooperemos también en acciones tan importantes como es la seguridad de nuestros pueblos, porque la inseguridad lamentablemente nos ata y nos imposibilita prácticamente tener países en crecimiento económico y desarrollo. Pues tenemos que crear, dar seguridad para poder generar crecimiento económico y desarrollo”, puntualizó Lobo.



Costa Rica destaca importancia del SICA


El Ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, José Enrique Castillo, aseguró que los acuerdos de paz abrieron un camino de esperanza, pero todavía queda mucho camino por recorrer y en ese camino se están desarrollando las cumbres y reuniones del SICA, un instrumento que es el cauce por el que se proseguirá ejecutando acciones en busca ya no de procurar la paz, sino de conservarla, mantenerla y fortalecerla.

Castillo, en su intervención, agradeció la invitación al evento y la hospitalidad con la que fue recibido en nuestro país.



Panamá comprometida con Centroamérica más fuerte

El Ministro de Relaciones Exteriores de Panamá, Francisco Álvarez De Soto, afirmó que la paz en la región nace de los Acuerdos de Paz de Esquipulas y de ese liderazgo de personalidades como el Presidente Daniel Ortega Saavedra y el ex Presidente de Guatemala Vinicio Cerezo Arévalo, que le mostraron a la región, al continente y al mundo un punto de referencia en los años 80.

El Canciller panameño recordó que su país sigue comprometido con la construcción de una Centroamérica cada vez más fuerte y cada vez más beligerante en la comunidad internacional. “Panamá es un país que estamos comprometidos con la integración centroamericana, una integración con seguridad, con más seguridad, porque la seguridad es la que nos va a dar esa fortaleza para poder seguir creciendo sostenidamente en el campo económico, en el campo social y en el campo político. Democracias más fuertes, democracias más consolidadas harán a nuestros países mucho más validos y muchos más validos y activos en la comunidad internacional”, dijo.

El ministro de Panamá detalló, por otra parte, que el tema de la seguridad alimentaria está en el debate nacional de su país, “a pesar de ser una economía que crece a un ritmo muy sostenido, muy fuerte, la seguridad alimentaria y nutricional es algo que tenemos siempre presente y que siempre tenemos que darle respuesta a nuestro pueblo, así que a trabajar en ello en el plano regional, como bien dicen tenemos esa capacidad en la región y debemos aprovecharla entre todos nosotros”, apuntó Álvarez.



El coraje de buscar la paz


Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, expresó que lograr convocar a una reunión de los países de Centroamérica como lo hizo el Presidente Vinicio Cerezo Arévalo, no era tarea fácil en la época de los 80's, dado que requirió mucho coraje, mucha valentía, cuyos frutos se están viendo.

“Tenemos otros problemas, como decía el Canciller de Guatemala, hay otros problemas hoy día que también los vamos a enfrentar, pero qué bueno que hagamos un canal para que el camino sea breve para recordar los éxitos que hemos tenido en nuestra lucha por estos lados”.

Insulza infirió que otro de los elementos importantes para ese proceso de paz en la región fue el hecho que Guatemala eligió por primera vez en muchos años a un presidente civil de manera democrática, como lo fue Vinicio Cerezo, “eso unió al proceso de cambio que se vivía en su país, aquí en Nicaragua y a los albores de la paz en otras regiones del continente y también al fin de las dictaduras de seguridad nacional en el sur de América, abrían el camino a un nuevo periodo democrático en la región”.