Operarios del transporte internacional de carga comercial demandaron la noche de este martes a Costa Rica hacerse responsables de la situación migratoria que han generado en el puesto fronterizo Peñas Blancas, donde están forzando a cubanos inmigrantes a cruzar la frontera Sur de Nicaragua, generando caos y grandes pérdidas económicas.

Hasta las nueve de la noche de este martes, los trabajadores del transporte internacional lograron paulatinamente pasar por el puesto fronterizo, tras haber estado paralizado durante más de 18 horas, siendo obstaculizados por la irresponsabilidad de Costa Rica al no controlar la situación migratoria de los cubanos indocumentados.

Para el transportista panameño, Byron Flores, quien carga productos de la empresa Big Cola, las pérdidas económicas de cada operario de vehículo pesado, puede rondar los 200 dólares por día.

"Desde las cinco de la mañana estoy al lado de la frontera de Costa Rica, para cruzar a Nicaragua. Había una buena cantidad, como unos trescientos camiones de ese lado, cerca de 8 kilómetros. La frontera está bastante atrasada", señaló.

Explicó que generalmente realiza dos viajes durante el tiempo que estuvo retenido en la frontera Sur. Producto de la obstaculización incontrolable que generaron los inmigrantes cubanos del lado de Costa Rica, ha perdido unos 5 mil córdobas.

"Esto me afecta bastante mi economía, es un gran golpe para nosotros. Esperamos que se resuelva pronto, porque me afecta mucho esto, nos afecta demasiado. Ya perdí mi viaje, ya no lo puedo cargar", refirió.

Por su parte, el costarricense Cristián Hernández, quien también conduce una rastra, explicó que la detención del tráfico en esta frontera, no solo ha generado pérdidas económicas entre los dos países (Nicaragua y Costa Rica), sino a nivel regional.

"Desde ayer en la mañana estoy aquí varado. Nos atrasan, y el problema es el gasto, por dilatar tanto tiempo. No llevo ni cuenta de lo que he gastado, pero en un día a uno se le puede ir hasta 4 mil córdobas perdidos", expuso.

Hernández hizo un llamado a las autoridades costarricenses para que pongan fin a esta retención del transporte de carga comercial, y no sigan forzando a los cubanos indocumentados a cruzar la frontera de Nicaragua de forma ilegal, generando una situación inestable.

De igual forma, el transportista Osman Cárcamo, demandó a Costa Rica ser más seria en sus acuerdos regionales, y no impedir la libre circulación del comercio a través de camiones pesados.

"Desde las 8 de la mañana estamos haciendo fila en la frontera, y ha afectado bastante, porque nunca hemos estado tanto tiempo congelados. Ahorita he perdido el valor de un viaje. Por eso pedimos que Costa Rica pongan mano en el asunto, para que los transportistas puedan pasar tranquilamente", señaló.

Para Ronald Velásquez, quien transporta vidrio y otras materias primas en varios países de Centroamérica, el tranque generado por esta situación migratoria, propiciada por el Gobierno de Costa Rica, ha causado la reducción del transporte de mercancías en una temporada que es clave.

"Como saben se acerca la temporada navideña, y para nosotros es la temporada más alta del año, por lo que este pegón del tráfico desde ya nos ha dejado muy mal parados, porque esto nos atrasa en nuestras metas de transporte de los productos", expuso.

El agente fronterizo, Edgard López, aseguró que funcionarios de Migración y Extranjería de Nicaragua, están redoblando esfuerzos y haciendo turnos nocturnos, para poder liberar el embotellamiento causado por la irresponsabilidad del Gobierno tico, al mantener a los cubanos inmigrantes bloqueando el transporte comercial y turismo regional.