El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, reconoció que Rusia puede desempeñar un papel constructivo en el fin de la guerra en Siria, que vive una grave crisis humanitaria que ha empujado a millones de personas a abandonar el país rumbo a Europa.

"La organización apoya las iniciativas y los nuevos esfuerzos para encontrar una solución política a la crisis en Siria”, dijo.

Las palabras de Stoltenberg se dan un mes después de que el organismo militar declarara sentirse “preocupado” por la ofensiva antiterrorista de Moscú en Siria, que con el consentimiento del Gobierno de Bashar Al-Assad, ha logrado en sólo dos meses más bajas de mercenarios y líderes del autodenominado Estado Islámico (EI), destrucción de sus municiones, asentamientos y equipos de guerra, que toda la coalición occidental en cuatro años de intervención.

Ahora admiten que Rusia puede jugar un papel importante en la lucha contra el EI en Siria.

Siria es uno de los países de Oriente Medio con la peor crisis humanitaria, en la que más de tres millones de civiles se han visto desplazados de forma externa y seis millones de manera interna, debido a la violencia de grupos terroristas, que mantienen el control en las principales ciudades.

Estos mercenarios de acuerdo con expertos internacionales son financiados por Occidente con la intención de derrocar al Presidente Sirio, sin medir las consecuencias de su expansión.

Los atentados acaecidos en París, con amenaza de extenderse a otras naciones que bombardean en Siria, son producto del fortalecimiento que ha recibido el EI y su alcance en el mundo.

Stoltenberg agregó que “ven buenos ojos que Rusia sea parte de esto, y que ésta se sentó en la mesa de negociaciones con muchos otros países para encontrar una solución política. Puede desempeñar un papel constructivo en Siria”, dijo.

Por otra parte, precisó que Francia pidió aplicar el artículo 42.7 del Tratado de la Unión Europea en búsqueda de asistencia “con todos los medios a su poder”, ante la agresión que vivió el pasado viernes.

“Vamos a redoblar nuestros esfuerzos y trabajar aún más de cerca (...) para contrarrestar el aumento del extremismo, que puede inspirar a este tipo de ataques horribles” adelantó Stoltenberg, sobre la respuesta de la OTAN a los múltiples ataques terroristas en París.

El pasado viernes 13 de noviembre se llevaron múltiples ataques terroristas en París que dejaron un saldo de 132 muertos y 350 heridos. Éste fue atribuido por el Estado Islámico o Daesh.

El presidente Hollande anunció que ante los hechos incrementaría los ataques militares sobre Siria, alegando que estos fueron planeados en ese país y en Bélgica, contando con la conspiración francesa.

Analistas y el propio Al-Assad consideran que la operación bélica de Francia en la nación árabe violan su soberanía, debido a que se hacen sin acoplamiento con el Gobierno sirio y sin coordinación estratégica para evitar víctimas civiles.

En cambio, Rusia desde el pasado 30 de septiembre lleva a cabo una serie de ataques aéreos, que son planificados con el Ejército sirio, para combatir el terrorismo en Siria a solicitud de ese país.