Cuantiosas pérdidas económicas registran autoridades de la Dirección General de Aduanas (DGA) en el puesto fronterizo Peñas Blancas, luego de que Costa Rica, en una actitud irresponsable e intransigente, lanzara a un grupo de inmigrantes cubanos de manera ilegal a tierras nicaragüenses.

Ante la presencia de los extranjeros indocumentados, quienes desde hace varios días se han instalado en la frontera sur del país, el tráfico vehicular de carga internacional se ha visto afectado, evitando el paso de más de 600 vehículos.

“El tráfico de Nicaragua y de toda Centroamérica se ha visto afectado por la irresponsabilidad del gobierno de Costa Rica al no darle la debida atención a la situación de los inmigrantes de origen cubano. Hasta el momento en la frontera sur de Nicaragua, tenemos en fila a 205 camiones, en el tramo carretero que comprende desde Sapoá hasta la finca Santa Marta, así mismo tenemos aparcados 47 camiones en el estacionamiento de Sapoá, 12 vehículos en fila a espera de ingresar a Peñas Blancas, 20 camiones enfilados dentro de la zona primaria y muchos otros vehículos de carga que se encuentran sobre la ruta” refirió Eddy Medrano, Director de la DGA.

La detención del tráfico genera pérdidas económicas considerables, tomando en cuenta que se ha reducido el pago de las recaudaciones, las que durante las actividades diarias alcanzan entre los cinco u ocho millones de córdobas diarios en términos de pagos de impuestos en dicho punto fronterizo.

“Estamos en una temporada alta, en la que todo el comercio se está preparando para atender las festividades de fin de año. Además, Peñas Blancas es la única estación aduanera con la que contamos al sur del país. Dicha situación ha generado una pérdida de alrededor de 20 millones de córdobas solamente en impuestos en los días en los que se ha producido el tranque, tomando en cuenta que en este sitio transita una amplia variedad de mercadería” señaló Medrano.

La preocupación de las autoridades es que los establecimientos de nuestro país se podrían ver afectados debido al desabastecimiento de mercadería, la cual está detenida en la frontera.

“En Peñas Blancas tenemos la entrada de mercancía de toda la época navideña, línea blanca y otros productos que provienen de Panamá, la cual es comercializada en los establecimientos comerciales de nuestro país. La preocupación nuestra es que a pocas semanas de iniciar la temporada alta de ventas, los productos aún no han llegado a su destino final” finalizó Fresialy Centeno, Sub-Directora de DGA.