Con una trayectoria de más de 70 años, el pueblo de Masaya celebró este 15 de de noviembre el Torovenado El Malinche, un desfile sátiro que recorrió las principales calles de Masaya para ofrecer a los espectadores una muestra de la rica cultura tradicional nicaragüense, pero también haciendo un llamado a la no violencia hacia las mujeres y destacando los programas emblemáticos que viene impulsando el Buen Gobierno del Comandante Daniel Ortega en aras de combatir la pobreza y pobreza extrema.

"En estas festividades en promesa y honor a San Jerónimo doctor, un año más del legado histórico que retomó de mi abuela Carmen Toribio y que le estamos dando continuidad como un rescate a las tradiciones meramente populares de Monimbó y de Masaya", expresó Martha Cecilia Toribio.

El Torovenado El Malinche, de doña Carmen Toribio hoy en día es considerado la mayor atracción folklórica de la histórica y heroica ciudad de Masaya, actividad que se celebra en honor al patrono San Jerónimo.

"Esto es para representar lo bueno que se va haciendo en este Buen Gobierno, lo que se nos orienta para vivir mejor como la no violencia sobretodo en las parejas", declaró Toribio.

La promotora de la cultura popular de Masaya destacó que este desfile satírico, que acompaña a la imagen de San Jerónimo a recorrer las calles de la ciudad, es un llamado a desarrollar un carnaval tradicional a pie o en carreta con la presentación de cuadros típicos de la cultura de la ciudad de las flores.

Guillermo Blanco, aseguró que como monimboceño están volcados al rescate de las tradiciones, por ello cada año participa en el Torovenado representando al Consejo de Ancianos de Monimbó y sus fajinadores que todos los domingos bajan a rozar el barrio El Bajadero de Monimbó.

Bosco Gaitán se presentó este año al Torovenado representando las Animas del Purgatorio, una tradición de más de cien años de las familias del barrio de Monimbó y San Miguel mantenían el 1 de noviembre, donde salían a regar agua bendita por las animas del purgatorio y al regreso de las familias se traía la candela que se quemaba el 2 de noviembre en el rezo de las animas.

“La idea es mantener viva la herencia de nuestros abuelos, la herencia de nuestros antepasados que lucharon por sacar un torovenado alguna vez porque esto se lo debemos a las personas impulsadoras como doña Carmen Toribio en promesa al Doctor San Jerónimo”, comentó Gaitán.

El desfile salió de la casa de las Toribio hacia la casa del Mayordomo de Peaña para sacar en procesión la imagen de San Jerónimo y luego recorrer las principales calles de la ciudad.

Toribio subrayó el apoyo que el Gobierno del Frente Sandinista ha brindado al rescate de esta tradición de Masaya.