Para los expertos en derecho internacional, Mauricio Herdocia y Manuel Madriz, Costa Rica expuso a Nicaragua a una grave crisis al intentar expulsar hacia el territorio nacional a casi 2 mil migrantes cubanos.

Ambos coinciden en que Nicaragua actuó conforme a derecho al no permitir el ingreso ilegal de esos migrantes.

Por otro lado subrayan que Costa Rica pretendía usar a Nicaragua como una especie de corredor migratorio, sin antes realizar las consultas pertinentes.

Para el doctor Mauricio Herdocia, al Costa Rica haberles facilitado visas de tránsito a esos cubanos también estaba avalando su estadía en el país. En este punto, hace hincapié en que era conocedora de que el objetivo que esas personas es querer usar ilegalmente a Nicaragua como país de tránsito en su camino hacia Estados Unidos.

“Eso expuso a una situación humanitaria grave al llegar estas personas a la frontera con Nicaragua y mediante ese método de forzamiento tratar de ingresar violentando el orden y la seguridad pública de Nicaragua”, lamenta el experto.

Señala que el gobierno una vez que se percata de la situación decide devolver a los migrantes ya que ni siquiera había una solicitud de ingreso.

Herdocia es del criterio de que Costa Rica manejó muy mal el problema de los migrantes cubanos al querérselos pasar a Nicaragua.

Según el doctor Manuel Madriz, al contrario del gobierno costarricense, Nicaragua actúo de manera apropiada.

El experto recuerda que Costa Rica no podía contar a priori con que esos migrantes cubanos pasarían por el territorio nacional sin que el gobierno nica hiciera algo.

“Nicaragua tiene tratados en contra del tráfico de personas, el tráfico ilegal de personas.
Nicaragua ha sido uno de los países más sólidos en lo que es la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado, entre los cuales está la inmigración ilegal”, explica.

En general, los expertos valoran que el país se enfrentó a una situación de hecho sin previo aviso por parte del gobierno costarricense.