La Embajadora de Nicaragua ante la Organización de las Naciones Unidas(ONU), María Rubiales, asegura que lo que hizo Costa Rica el día domingo, al tratar de expulsar hacia territorio nicaragüense a casi 2 mil migrantes cubanos, viola la Carta de Naciones Unidas y el Estado de Derecho Internacional.

“La verdad es que estos acontecimientos promovidos y ejecutados por el Gobierno de Costa Rica violan todos los principios y objetivos, violan la Carta de Naciones Unidas, violan nuestro derecho nacional, nuestro derecho jurídico, el estado de derecho nacional e internacional”, expresa.

Para Rubiales, el actuar de Costa Rica es algo nunca antes visto, ya que se llegó al punto de irrespetar la soberanía nicaragüense.

Igualmente subraya que el país vecino lo que está es impulsando una crisis humanitaria, política, económica y social que puede tener implicaciones regionales.

En este sentido, recuerda que el gobierno costarricense lo que debió hacer era llamar a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), montar campamentos y darle a esos migrantes cubanos las garantías necesarias.

“Costa Rica sabe perfectamente bien lo que es la violación de los derechos de la no injerencia y no intervención. Sabe que está impulsando una crisis que puede tener graves consecuencias para toda la región, una crisis de carácter humanitario, político, económico y social (…) estos refugiados están en su territorio, ellos tenían que haberles dado las garantías dentro de su territorio, haber llamado a los organismos de Naciones Unidas, como es el ACNUR, que es el Alto Comisionado para los Refugiados, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, la Organización Internacional para las Migraciones y haber montado los campamentos y (...) ya estando en su territorio, haberles dado todas las garantías que se le debe dar a una persona que por X motivos cruza las fronteras”, explica.

La representante de Nicaragua ante la ONU asegura que Costa Rica nunca tuvo un acercamiento con Nicaragua para plantearle la situación y que más bien en días anteriores había estado enviando a esos ciudadanos por puntos ciegos, llegando el día domingo al punto culminante de quererlos expulsar en masa.

Rubiales afirma que Nicaragua está haciendo circular su posición ante las Naciones Unidas, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), ACNUR y organismos internacionales de derechos humanos.

Además indica que Costa Rica actuó de manera irresponsable y violando los conceptos en los que se ha venido trabajando desde los sistemas de integración regional.

“Es una acción que no se hace. Además de que viola la Carta de Naciones Unidas, viola todos los preceptos jurídicos, estamos hablando de dos países vecinos, donde la comunicación, y como dice siempre nuestro Presidente, el Comandante Daniel: Centroamérica tiene que trabajar unida por la paz, para la seguridad, por el desarrollo. Esto viola todos los conceptos que tienen que ver con el SICA, con integridad, con CELAC, con la unidad en nuestra región, porque entre dos países vecinos y se supone entre países hermanos, este tipo de acciones no deben darse”, apunta.

Rubiales recuerda que el Ejército y la Policía están a cargo de la defensa de la soberanía nacional, por lo que seguirán actuando conforme a ello.

La diplomática nicaragüense subraya que esta situación es muy diferente a la dinámica migratoria existente históricamente entre los dos países.