El presidente francés, Francois Hollande, ha descrito la cadena de atentados de París como "un acto de guerra cometido por un ejército terrorista" y ha advertido de que su país será "implacable" ante la "barbarie" de Estado Islámico, tanto dentro como fuera de Francia.

El mandatario ha asegurado que este "acto de guerra" ha sido "preparado" desde el exterior y ha contado con "cómplices" en el interior. Hollande ha confirmado que "todos los dispositivos" de seguridad están reforzados "al máximo nivel”.

El presidente francés decretó hoy un duelo nacional de tres días por los atentados de anoche en París y anunció que comparecerá el lunes ante el Parlamento para informar de las medidas que planea adoptar.

Hollande, en una breve declaración al término de un Consejo de Defensa con varios miembros de su Gobierno, anunció una movilización de las fuerzas de seguridad y del Ejército "al mayor nivel de sus posibilidades", lo que significará que en los próximos días los militares patrullarán por las calles de París.

"Se han tomado todas las medidas de protección de nuestros ciudadanos y de nuestro territorio", subrayó.

También hizo hincapié en que ante este ataque contra su país "de forma cobarde, vergonzosa, violenta, Francia no tendrá compasión con los bárbaros del Estado Islámico".

A ese respecto, avanzó que Francia "actuará con todos los medios, dentro del derecho y en todos los terrenos, exteriores e interiores en concertación con nuestros aliados, que son también objeto de esta amenaza terrorista".

El jefe del Estado hablará el próximo lunes ante las dos cámaras del Parlamento juntas, constituidas en Congreso, en el Palacio de Versalles, una medida muy poco frecuente en la República francesa.

El presidente francés, Franois Hollande, ha descrito la cadena de atentados de París como "un acto de guerra cometido por un ejército terrorista" y ha advertido de que su país será "implacable" ante la "barbarie" de Estado Islámico, tanto dentro como fuera de Francia.

El mandatario ha asegurado que este "acto de guerra" ha sido "preparado" desde el exterior y ha contado con "cómplices" en el interior. Hollande ha confirmado que "todos los dispositivos" de seguridad están reforzados "al máximo nivel".