La toma de rehenes en la sala de conciertos Bataclan de París ha terminado con un asalto policial y la muerte de tres terroristas.

Según los medios franceses, en el interior de la sala se ha cometido una auténtica "carnicería. Antes del asalto, se escucharon al menos cinco explosiones, varias ráfagas y siete u ocho disparos. Según fuentes policiales, han muerto al menos 100 personas en el interior de la sala.

Los terroristas habrían disparado durante aproximadamente diez minutos con ametralladoras Kalashnikov, según la CNN.

Un periodista que se encontraba en la sala de conciertos señaló que hombres vestidos de negro y a cara descubierta disparaban indiscriminadamente a su alrededor.

El reportero, quien logró huir del auditorio, dijo que al salir vio al menos 20 cadáveres y una gran cantidad de heridos. Agregó que un amigo suyo aún se encuentra en la sala y que está en contacto a través de mensajes de texto. Asimismo informó que pudo ver la cara de uno de los autores de los disparos y que tenía entre 20 y 25 años.

Los rehenes que consiguieron salir, alrededor de 40, se encuentran en un café cercano y están esperando para prestar declaración ante la policía.

La policía ha establecido un cordón de seguridad a unos 500 metros de la sala.La sala de conciertos se encuentra situada en el número 50 del bulevar Voltaire, en el distrito XI, y esta noche tocaba en ella el grupo Eagles of Death Metal.

Según otro testigo que se encontraba en la sala Bataclan junto a su madre, varios encapuchados entraron dentro de la sala de fiesta al grito de "Alahu Akbar" (Alá es el más grande) mientras disparaban con armas automáticas.

Después de una ráfaga, cuando parecía que los presuntos terroristas se habían marchado, pudo escapar.

Según cuenta otra testigo que estaba en un Carrefour cercano, en la calle hay varios muertos y sangre en la calle. El Bataclan se encuentra a 550 metros de la sede de Charlie Hebdo, que fue atacada el 7 de enero de 2015 y donde murieron 11 personas.