Tras varias décadas de conflictos, el pueblo nicaragüense quería la paz. Para alcanzar, fue fundamental el trabajo desarrollado por el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, quien al arribar a sus 70 años es reconocido como uno de los artífices de la Paz y la Reconciliación en Nicaragua.

En los años 80’s, tiempos en los cuales en el país se produjeron enfrentamientos entre hermanos nicaragüenses, la voluntad política y disposición del Gobierno del Comandante Daniel Ortega Saavedra fue decisiva para llegar a los acuerdos que terminarían con la guerra.

“El Comandante Daniel ha jugado un papel importante (…) él nos llamó y nos dijo que pusiéramos las condiciones, no anduvo como otros partidos prometiendo casas, tierras y fincas para hacernos aliados de él. Él fue muy claro en decirme a mí: pongan sus condiciones y eso me dio la confianza para firmar lo que se llamó la triple alianza el 18 de septiembre de 1996”, manifestó Elida María Galeano, líder de la Resistencia Nicaragüense.

Galeano señaló que la voluntad política del Comandante Daniel fue clave para alcanzar esos acuerdos, dado que poner fin a la guerra y lograr la paz no sólo era una disposición de la Resistencia, conversaciones que llevaron hasta tres meses para finalmente firmar los acuerdos, que han sido cumplidos por el Presidente Daniel.

“Al Comandante Daniel no me arrepiento de seguirlo, tengo 19 años de ser aliada al Frente Sandinista y quien no reconoce el bien que ha hecho, el papel que ha jugado como Gobierno es porque está ciego, porque aquí hay mejoría en los hospitales, los centros de salud, hay comunidades que nunca soñaron tener luz eléctrica y hoy la tienen”, valoró Galeano.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, destacó la voluntad y decisión para lograr los niveles de paz y estabilidad que hoy se tiene en el país.

“Afortunadamente, en el caso del Presidente Ortega, que era el principal líder del Frente Sandinista, y el liderazgo que tenía la Contra, hubo esa decisión, esa voluntad. Y hoy estamos viviendo, como resultado de esa decisión, 25 años de paz y seguridad, de paz y estabilidad. Por primera vez desde el siglo pasado hemos logrado tener este nivel de paz y estabilidad y se debe a esa decisión que se tomó en aquel momento por estas personas y entre ellas el Presidente Ortega”, manifestó Aguerri.

El actual diputado y ex vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, subrayó la apertura del Comandante Daniel llamando al diálogo, la reconciliación, la unidad y la paz del pueblo nicaragüense.

“Creo que el mejor ejemplo he sido yo. Fui invitado por el Comandante Ortega para que lo acompañase como fórmula, viniendo de otro partido, habiendo sido parte de la Contra, el Jefe Negociador de la paz que se alcanzó en Sapoá y con algunas fuertes divergencias en el pasado. Mejor demostración ejemplar fue la apertura de él de invitar a alguien con el que no había habido afinidad ideológica y política, todo lo contrario, para que lo acompañase como vicepresidente y dar una demostración no sólo simbólica, sino real de apertura y de reconciliación, de unidad y dejar atrás todas las cuestiones del pasado y pensar en el futuro”, puntualizó Morales.

Presidente Daniel se ha acercado a las iglesias

El Cardenal Miguel Obando Bravo, quien fuera mediador de los procesos de paz en los años 80’s, aseguró que el Presidente de la República ha venido y continúa trabajando por la reconciliación de los nicaragüenses en búsqueda de alcanzar siempre la paz: una paz apoyada en el amor, la verdad, la justicia y la libertad.

“Realmente él (Comandante Daniel) siempre me dijo a mí que era necesario el diálogo, que los problemas deben arreglarse no a través de la violencia, sino a través de la conversación, usando cauces civilizados para evitar derramamiento de sangre […] El señor Presidente busca el bien del país, del pueblo nicaragüense. Sobre todo me parece que ha hecho una opción preferencial por los pobres y ojalá que siga trabajando, en las medida de sus posibilidades, buscando el bien de Nicaragua”, añadió el Cardenal.

Por su parte, el Pastor Augusto César Marenco, líder de una de las congregaciones cristianas más grandes del país, aseveró que el Comandante Daniel Ortega ha jugado un papel muy importante en el desarrollo de los diferentes escenarios y etapas de Nicaragua, logrando un acercamiento estrecho con las distintas denominaciones religiosas.

“La figura del Presidente fue determinante en cuanto a buscar una manera de dialogar, buscar la paz, pero sobre todo esa manera de decir que no podemos los nicaragüenses seguirnos peleando, no podemos los nicaragüenses seguirnos matando, porque al final somos hijos de una misma patria y tenemos que respetarnos y buscar cómo sacar adelante a nuestra amada tierra”, dijo Marenco.

El líder evangélico no omitió recordar el acercamiento que el mandatario nicaragüense ha tenido con las iglesias, tanto en los años 80’s como en estos nuevos tiempos.

Según confirma Marenco, esa relación y acercamiento del Comandante Daniel con la iglesia ha sido una relación de respeto y de mucha apertura.