El fenómeno de El Niño ha venido afectando nuestro país desde hace dos años, ocasionando un déficit de pesca en las aguas del Pacífico, debido al sobre calentamiento de las aguas, ocasionando la poca producción de los nutrientes con los que se alimentan las especies marinas, generando un desorden en la cadena alimenticia.

“El Niño es un fenómeno que afecta gran parte del Pacífico, desde Perú hasta México, lo cual se debe a que las corrientes del mismo se caracterizan por un sobre calentamiento de las aguas del mar, influyendo negativamente en la producción de alimentos, situación que no permite que los peces pequeños se alimenten, lo cual afecta la cadena alimenticia ya que los peces más grandes sobreviven de la alimentación de las especies menores” destacó el doctor José Milán, del Ineter.

En los registros de la historia de nuestro país se han presentado tres fenómenos casi de la misma magnitud, siendo el de mayor incidencia el de 1997, repercutiendo de manera más dramática en comparación a las afectaciones actuales, ocasionando que la cadena alimenticia marítima se dañara sustancialmente generando muerte en especies mayores como las tortugas Galápagos.

“El daño es irreversible ante este fenómeno de la naturaleza. En el caso de Nicaragua hemos tenido la suerte de contar con un Océano Atlántico en el que el fenómeno no ha ocasionado daño alguno, compensando un poco las condiciones de pesca. Gracias a la preocupación del gobierno, se ha venido implementando el modelo de acuicultura, la cual es una alternativa de reproducción de peces en agua dulce” señaló.

Las expectativas según el experto es que el fenómeno disminuya entre los meses de Diciembre hasta Abril del próximo año y que las condiciones climáticas mejoren, ya que posiblemente se presente el fenómeno de La Niña o condiciones normales.