Los diferentes tiangues instalados por el Gobierno Sandinista en la Avenida de Bolívar a Chávez han propiciado el comercio y fortalecido la economía de familias de todo el país, valoraron este fin de semana los mismos comerciantes que trabajan en estos espacios dignos.

Los tiangues La Fe, La Purísima y Monimbó, se han convertido en una gran oportunidad para estas familias que cada fin de semana ofertan sus variados productos, proveniente de toda Nicaragua.

Para la comerciante del tiangue Monimbó, Fátima Marín, estos establecimientos son de gran importancia, porque los mismos son como vitrinas donde se expone la cultura y gastronomía del pueblo nicaragüense.

“Nuestro Presidente Daniel está interesado en que nosotros los comerciantes acrecentemos nuestra economía. En este pequeño lugar no pagamos impuesto, y sobre todo nos garantizan el transporte para que los precios de nuestros productos estén al costo, al igual que en Masaya”, refirió.

Invitó a las familias capitalinas a visitar este tiangue y consumir lo propio de Masaya, donde hay artesanía, máscaras, y productos alusivos a la Purísima Concepción de María, juguetes de madera y dulces.

“Agradezco al pueblo de Managua que les encantan nuestros productos. Traemos nuestra cultura, nuestra artesanía y tradición a este espacio”, sostuvo Marín, también miembro del Torovenado ‘El Malinche’.

Por su parte, la comerciante Clara González, detalló que en estos tiangues ofrece chicha, queso, bananos verdes, verduras y frutas; cuyos productos ha logrado ir posicionando y han tenido muy buena aceptación.

“Es muy bueno lo que está haciendo nuestro Gobierno, garantizándonos estos tiangues, que son espacios verdaderamente concurridos, porque son más presentables. Aquí nos ganamos nuestro pan de cada día de manera tranquila”, refirió.

Aseguró que en Managua, a través de estos tiangues, a los comerciantes les va muy bien, y logran vender también comidas tales como vigorón, chancho con yuca, maduro frito y tajada con queso.

De igual manera, la vendedora Úrsula Cecilia Hernández, indicó que este espacio para el comercio es un gran logro que han tenido los trabajadores por cuenta propia.

“Yo antes caminaba en las calles vendiendo, pero gracias a Dios ya no porque ahora tengo un lugar digno donde ofrecer mis productos. Es un pedacito del corazón de nuestro pueblo que está aquí, donde ofrecemos artesanías, dulces como cajeta, pío quinto, arroz con leche, manjar”, expuso.

Los tiangues han logrando fortalecer la economía de estas familias, quienes también aseguraron que el compromiso que han adquirido con el Gobierno y con ellos mismos, es cuidar estos espacios, para continuar en condiciones dignas de trabajo e impulsando cada día más sus pequeños negocios.