Con una flor en mano llegaron han llegado nicaragüenses de todas partes del país a rendir honores al Comandante en Jefe de la Revolución Popular Sandinista, Carlos Fonseca Amador, al conmemorarse 39 años de su tránsito a la inmortalidad.

El Comandante Carlos Fonseca descansa en la el Mausoleo ubicado frente a la Plaza de la Revolución, una referencia de la historia de Nicaragua donde en 1979 el pueblo celebró con llanto y risas la libertad del pueblo; libertad que construyó el Comandante Carlos en su afán de ver a niños, niñas, jóvenes y adultos felices viviendo en una Nicaragua próspera y libre.

Hoy con esa flor en mano, el pueblo agradecido con el comandante Carlos Fonseca le dice “Carlos, vamos adelante!”, comprometidos con su legado, saliendo poco a poco de la pobreza, disfrutando de cada espacio de recreación y trabajando para seguir construyendo esta Nicaragua próspera.

Desde tempranas horas, se hicieron presentes delegaciones de la alcaldía de Ticuantepe, alcaldía de El Crucero, trabajadores del hospital Carlos Roberto Huembes, estudiantes de la Unan-León, Minsa y Aeropuerto, entre otros.

"Somos el pueblo y venimos a visitar a nuestro comandante Carlos para mantenerlo vivo, porque sabemos que físicamente no está, pero en nuestros corazones y en espíritu sí está vivo y sabemos que todo lo bueno que tenemos hoy, todas las restituciones de derechos que existen en nuestro país se deben al sacrificio del comandante Carlos Fonseca", dijo Maria Amanda Castellón.

"El padre de la revolución es un ejemplo de cada uno de nosotros, viendo todos los proyectos y ayudando a toda la población", manifestó la alcaldesa de Ticuantepe, Ligia Ramírez.

El joven Leonel Pizaro, estudiante de la Unan-León, externó que Carlos es ejemplo para él.

"Soy de la facultad de derecho donde estudió Carlos y vengo a dejarle una flor al comandante Carlos en agradecimiento por ayudar a formar la universidad pública para los jóvenes de escasos recursos".