Más de cinco mil familias resultaron damnificadas debido a los aguaceros ocurridos durante los últimos dos días en zonas de la costa Pacífica colombiana, donde los pobladores reportan daños en viviendas y otros estragos, reseñó hoy Caracol Radio.

La mayoría de los perjuicios están concentrados en el departamento de El Cauca, parcialmente anegado por los efectos de abundantes lluvias y numerosas crecidas, precisó la emisora de alcance nacional.

Calificadas de pequeño oasis dentro de una cruda temporada seca, las precipitaciones persisten de manera ininterrumpida desde hace dos jornadas, lo que ocasionó el desbordamiento de numerosos ríos y arroyuelos.

Entre las localidades más castigadas se halla Timbiquí, donde más de un centenar de viviendas quedaron dañadas y una docena destruidas.

Adicionalmente las riadas devastaron puentes, instituciones educativas y ocasionaron pérdidas en la agricultura y la ganadería de El Cauca.

Desde Popayán, capital departamental, organismos de socorro envían ayudas a los perjudicados en un avión de la Policía Nacional, confirmó Luis Gabriel Chica, asesor de la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres.

No obstante las lluvias recientes el país sufre las secuelas de una acentuada etapa de sequía que, de acuerdo con vaticinios de expertos, podría prolongarse hasta comienzos de 2016.

La combinación de la escasez de precipitaciones y elevadas temperaturas provocó la proliferación de unos tres mil incendios forestales, causantes de la destrucción de 100 mil hectáreas cubiertas de bosques, cultivos y pastizales.

A ese panorama se añade el descenso hasta niveles preocupantes de los principales ríos del país, entre ellos el Magdalena y el Cauca, aunque este último deberá recuperarse con los aguaceros actuales, dijeron especialistas.