Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes participó la tarde del sábado, de una celebración litúrgica en la Iglesia Don Bosco, donde un importante grupo de jóvenes y adultos recibieron el sacramento de la Confirmación.

La Confirmación es un sacramento que administra la Iglesia Católica. Está considerado entre los sacramentos de iniciación cristiana, siendo recibido en segundo lugar (tras el bautismo) o en cuarto (tras la Penitencia y la Eucaristía).

En sus palabras ante la feligresía, el Cardenal Brenes recordó las palabras del Papa Francisco, en el que destaca la virtud de dar sin pedir nada a cambio, la virtud de ser solidario ante las personas que necesitan del amparo.

“Si nosotros vamos a dar testimonio del Señor, tenemos que conocerle. Ser confirmado significa ser alguien que tiene una experiencia personal, íntima y profunda de Jesucristo”, dijo Brenes, alentando a los feligreses a emular a Dios, a seguir sus enseñanzas, a conocerle.

Agregó que al conocer a Dios, tener permanentemente en su vida a Jesucristo, la persona se vuelve un buen cristiano.

“El sacramento de la confirmación es el lanzamiento a la misión, somos testigos, discípulos y misioneros, con esta labor que estamos haciendo con los jóvenes, con los adolescentes, estamos preparando a todos nuestros misioneros, a todo nuestro equipo de evangelizadores, por eso me gusta estar con ellos, que fortalezcamos la catequesis para que el Señor sea conocido y sea amado, a través de ellos”, indicó Brenes.