La espectacular y colorida obra musical, teatral y danzaría ‘El Güegüense’, fue recreada la noche de este sábado en el moderno y recién construido Paseo de los Estudiantes, por niños y niñas del Instituto Público Josefa Toledo y la Escuela Central Normal de Managua.

La magistral obra fue montada en este hermoso escenario capitalino por el Movimiento Cultural Leonel Rugama (MCLR), cuyos organizadores destacaron el décimo Aniversario que estuvo cumpliendo ‘El Güegüense’, el pasado 4 de noviembre, al ser proclamado ‘Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad’ por la Organización de las Naciones Unidas, Unesco, en 2005.

El compañero Óscar López, Coordinador Nacional del MCLR, refirió que la obra ha sido recreada por niños y jóvenes instruidos por el Ballet del maestro folclorista Ronald Abud Vivas.

“Queremos que nuestros jóvenes y estudiantes vayan aprendiendo más sobre nuestro arte, sobre nuestra cultura, sobre nuestras tradiciones, y tener en cuenta que esta es nuestra danza representativa a nivel internacional”, sostuvo López previo a la presentación.

Las familias nicaragüenses y extranjeras que visitaron este sábado el Paseo de los Estudiantes, se mostraron admiradas del montaje de esta comedia bailete, que data del siglo XVI, y cuyo autor es anónimo.

“Es algo espectacular, no visto en tiempos pasados. Nos damos el gusto de ver esta pieza cultural en este nuevo Paseo de los Estudiantes. Estamos muy agradecidos al Presidente Daniel y la compañera Rosario, por abrir estos espacios para la cultura”, manifestó el poblador Roger Antonio Lindo.

De igual manera, para la capitalina Patricia Silva, aplaudió la iniciativa del Movimiento Cultural Leonel Rugama, por estar promoviendo el arte y la cultura, pero sobre todo una obra teatral tan representativa para el pueblo nicaragüense desde su historia.

En medio de la algarabía que produjo esta obra, encontramos al ciudadano italiano Stephano Tamburini, quien dijo estar encantado de poder estar en Nicaragua, y encontrarla tan bella y con este tipo de iniciativas culturales que se presentan en los espacios públicos.

“Es un lugar muy bonito (el Paseo de los Estudiantes). Han organizado y construido este lugar en poco tiempo. Nada que envidiar a otro país. Han construido todo en un tiempo muy rápido, y eso es muy bueno para Nicaragua. Y la obra ha sido muy hermosa, espectacular”, destacó.

Por su parte, su esposa, la nicaragüense Amanda Alvarado, destacó la recreación del El Güegüense, “obra muy representativa de la época de la colonia española, y que simboliza el ingenio y burla de los indígenas frente al colonialismo español”.