“Colombia ha pretendido transformar estas islas en una muralla insular, tendida frente a las costas de Nicaragua para tratar de encerrarla nuevamente. Colombia no pudo confinar a Nicaragua al oeste del meridiano 82 sin embargo, ante el fracaso que significó el fallo de la CIJ del año 2007, indicando que ese meridiano no era frontera”, hizo ver Herdocia.

Recordó que en esa ocasión Colombia al sentirse sin argumentos, dejó una propuesta muy inverosímil referente a “establecer una línea a partir de un cableado de líneas medias entre accidentes insulares dirigidos a encerrar nuevamente a Nicaragua”.

Señaló que esa propuesta es absurda de parte de Colombia, algo que no puede ser tomada en cuenta por el derecho internacional, por lo que las costas de las islas de San Andrés no pueden tener impacto sobre 450 kilómetros de costas de Nicaragua.

Nicaragua ha pedido que el límite se fije a través de una línea media en los puntos de convergencia en las respectivas plataformas continentales de ambos países, tanto que San Andrés, Catalina y Providencia sean enclavadas por estar situado en el lado equivocado de la frontera.

“Nicaragua espera como se recordará, recuperar, reivindicar ya de una manera permanente e irrevocable los cayos de Roncador, Quitasueño, Alburquerque, Serranía, Cayo Norte, Bajo Nuevo, Cayos, etc.”, dijo.

La CIJ estará emitiendo sentencia en octubre o noviembre próximo, la cual debe establecer una línea de delimitación, a partir del encuentro entre ambas plataformas continentales y la recuperación de los accidentes insulares y el enclavamiento de las Islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina en un mar territorial de 12 millas, para que no obstruya, ni mutile la proyección natural de la costa continental de Nicaragua hacia el mar.