Brigadas de rescate continúan hoy con la búsqueda de los desaparecidos en un pueblo de Brasil sepultado por un alud de barro tóxico, que dejó un número indeterminado de muertos y aún avanza hacia comunidades vecinas.

Las cuadrillas trabajan contrarreloj por hallar a algún sobreviviente en los alrededores de la ciudad de Mariana y en la localidad de Bento Rodrigues, ubicadas en el estado de Minas Gerais, y los más afectados por la avalancha de lodo que emanó el jueves al romperse los diques de dos embalses con desechos de la minera Samarco.

Después de la tragedia, los equipos rescataron con vida a casi 600 personas y las reubicaron en albergues.

Las autoridades locales aún no precisan la cifra de perdidos ni de fallecidos.

Según el alcalde de Mariana, Duarte Gonçalves, solo hay un muerto y 13 trabajadores de la minera desaparecidos.

Pero el comandante de bomberos, Adao Severino Junior, aseguró que las víctimas son al menos 17 y el gremio de la empresa reportó 15 decesos.

Mientras tanto, el derrame de lodo prosigue su avance y se estima que llegue al vecino estado de Espiritu Santo y afecte a una docena de municipios ribereños del río Doce con el consecuente daño ecológico.