Talavera fue electo por el Consejo Directivo del CNU el viernes tres de agosto para continuar en el cargo de Presidente del organismo para el período del cuatro de agosto del 2012 al tres de agosto del 2014, en tanto que el máster Gustavo Castro, rector de la Bluefields Indian & Caribbean University (BICU) fue escogido como vicepresidente por el mismo período.

El compañero Talavera, al celebrar el apoyo unánime recibido por toda la comunidad universitaria, trabajadores docentes y los gremios administrativos para seguir al frente del CNU por dos años más, explicó que esta elección es un gran reto para que la educación siga siendo un derecho humano fundamental y factor imprescindible para hablar de desarrollo humano en Nicaragua.

“Reafirmamos el reto de continuar avanzando en el aumento de la cobertura de la educación superior, de seguir elevando la calidad y relevancia de la educación, seguir fortaleciendo el trabajo de investigación científica, de la innovación que permita a su vez fortalecer los programas económicos, sociales y medio ambientales que nos encontramos impulsando en nuestro país”, destacó el ingeniero Talavera.

Fortalecer los programas de becas


A la par, el Presidente del CNU explicó que también tiene el reto de continuar fortaleciendo los programas de becas para facilitar el acceso y permanencia de los jóvenes a la educación superior en todo el territorio nacional, principalmente a aquellos con talento pero con recursos limitados.

Por otro lado, mostró su interés en seguir mejorando las condiciones de trabajo y de vida del personal docente y administrativo y seguir trabajando con la sociedad y el Estado, para que el Plan Nacional de Desarrollo Humano, en su nueva etapa 2012-2016, sea una realidad con recursos humanos altamente calificados.

Agradecimiento al Gobierno Sandinista


Aseguró el compañero Talavera que se siente agradecido con el gobierno del Presidente Daniel Ortega por cumplir con la entrega del seis por ciento constitucional y por el respeto a la autonomía universitaria.

En ese sentido, destacó que la comunidad universitaria ya no tiene que derramar sangre joven en las calles de Nicaragua como en gobiernos pasados para ver restituidos sus derechos a la educación superior y permitir que esta avance, que se articulen todos los subsistemas educativos y sea un motivo de esperanza para el pueblo de Nicaragua.

El Presidente del CNU explicó también que se requiere de un nivel de compromiso renovado en la educación superior para enfrentar los desafíos históricos, presentes y futuros que tendrá Nicaragua en los ámbitos económico, social, medioambiental y que “esta educación sea un bien público social, un derecho humano fundamental y un motor de desarrollo”.